MORELIA,  Mich., 30 de agosto de 2018.- La ciudad de Morelia cuenta con gran variedad de monumentos arquitectónicos que le dan identidad como Patrimonio Cultural de la Humanidad; uno de los más importantes por su belleza e historia, es el Palacio Clavijero, mismo que se constituye como la edificación jesuita más grande de México.

Desde el año 2008, este edificio funciona como Centro Cultural Clavijero, espacio perfecto para la exposición, promoción y difusión de la cultura y las artes internacionales, nacionales y estatales.

Desde la reapertura, este museo ha contado con un sinfín de importantes exposiciones con gran valor histórico, antropológico y artístico; obras de Diego Rivera, Javier Marín, Feliciano Béjar y Francisco Toledo, por mencionar algunos, han llenado sus espacios para deleite de propios y extraños.

Ahora, este majestuoso Centro Cultural alberga la exposición K´uinchekua, de la gran artista francesa, Florence Leyret, una viajera empedernida que ha vivido en distintas ciudades del mundo, pero quien al visitar el estado de Michoacán, quedó maravillada por su belleza, cultura y tradiciones, y como conocedora del mundo, tomó la decisión de cambiar su residencia al municipio de Pátzcuaro, donde comenzó su trabajo con artesanas y artesanos michoacanos.

“Empecé mi trabajo con los artesanos y después poco a poco encontré las tradiciones en los pueblos sin buscarlos, encontré un mundo fantástico de colores, de cosas que nunca en Estados Unidos y Europa he visto”, señaló la artista.

 

Al conocer al señor Gregorio Campos, de la Isla La Pacanda, éste la nombro cariñosamente como Tsïtsïki, que en purépecha significa “flor”, lo cual ayudó a que pobladores de la Meseta la fueran conociendo e invitando a conocer un poco de su cultura.

Florence Leyre, compartió el significado de la palabra K´uinchekua, el cual lleva por nombre su exposición.

K´uinchekua, es una palabra purépecha, que en su definición larga significa fiesta, pero en su raíz la palabra es vivir en otra dimensión, que es la fiesta en su sentido espiritual.

Estas fiestas llenas de colores, sabores y texturas enamoran a cualquier visitante tanto nacional como extranjero, es por eso que Florence decidió formar parte de estas festividades, para poder plasmas la belleza de sus usos y costumbres.

“La belleza de los trajes, las máscaras, los bailes, la decoración efímeras, usando los elementos de la naturaleza, te crea la sensación de un aspecto surrealista”, detalló.

 

Con una visión clara de lo que quería expresar, la exposición K´uinchekua consta con 18 impactantes fotografías, las cuales tuvieron lugar en 20 distintos municipios y sus localidades, su trabajo está basado en dos vertientes principales como los retratos y la muestra de las fiestas, estas imágenes tienen la capacidad de transportarte a las tradiciones de estos sitios michoacanos.

“Tratamos de hacer una selección de diferentes fiestas y hay dos aspectos en mi trabajo; uno es de retratos como posados y hay otro aspecto de la fiesta en su contexto”.

 

Florence encontró dificultades tanto en la selección fotográfica, como en la redacción de los textos de cada imagen presentada, pero eso no la detuvo, ya que para la escritura y traducción de las citas contó con la ayuda de Pedro Victoriano, un habitante de la comunidad de San Lorenzo, perteneciente al municipio de Puruándiro.

Esta exposición comenzó el primero de julio y, debido al auge obtenido en su demostración, ha sido extendida hasta el mes de septiembre, por lo que la artista francesa invita a las personas a vivir la experiencia de “transportarse” a las tradiciones michoacanas por medio de su exposición K´uinchekua, en el Centro Cultural Clavijero.