MORELIA, Mich., 30 de octubre de 2020.- En la antesala de la visita anual de los muertos, el Centro Histórico de Morelia se vista de naranja y se envuelve en el olor de las flores de cempaxúchitl y la tierra humedecida con las lágrimas de los dolientes, que anhelan, una vez más, el esperado encuentro.

Jardines y plazas del primer cuadro de la ciudad se cubren con las flores que habrán de guiar los pasos de las ánimas que, en el tiempo fuera del tiempo, retornan por unos instantes a sus hogares.

Y en el corazón de la plaza de Armas, se erige el altar de muertos, que este año se dedicara a las personas fallecidas por la pandemia de coronavirus (Covid 19), y que podrá ser visitado a partir del sábado 31 de octubre.

En calles peatonales, la cerrada de San Agustín y la plaza Melchor Ocampo se colocaron los cráneos de gran formato, piezas de fibra de vidrio intervenidas por artistas locales para expresar su visión de la muerte.

Es la antesala de la Noche de Muertos y Morelia parece tan viva.