MORELIA, Mich., 16 de abril de 2019.- La Catedral de Morelia no dispone de un seguro contra incidentes que puedan comprometer la integridad de la edificación, señaló Abraham Díaz Hernández, rector de la Catedral.

Díaz Hernández refirió que el monumento no cuenta alguna protección en caso de sufrir un incendio, daños estructurales por sismos u otros percances.

Esto, debido a que “no se estila” la contratación de seguros para los edificios de culto católicos en la zona.

Agregó el rector de la Catedral que no se descarta la adquisición de un instrumento que permita proveer los recursos necesarios para afrontar daños materiales en la edificación, si bien un proyecto de esta naturaleza no se considera para el corto o mediano plazos.

Afirmó que las medidas de protección se enfocan en la prevención de incidentes.

Así, se cuenta con 18 extintores de fuego distribuidos en la nave central, la mitra, el baptisterio y las oficinas administrativas, los cuales son recargados y verificada su caducidad de manera periódica.

Además, se llevó a cabo cuatro años atrás la rehabilitación de la instalación eléctrica, para evitar que desperfectos en ésta puedan generar siniestros, lo que se complementa con revisiones constantes en sitios donde se puede identificar cableado deteriorado.

Abraham Díaz detalló que el año anterior personal de la Catedral recibió un curso de capacitación para la atención de emergencias, a la vez que se tiene especial cuidado con las velas, veladoras y cirios que se encienden ante los altares, para reducir el riesgo de que ocasionen un incendio.

Actualmente, precisó el rector de la Catedral, el inmueble no enfrenta deterioro estructural que pueda poner en riesgo su conservación.

Sin embargo, requiere de una intervención de restauración, concentrada en las obras de arte y las reliquias que se localizan en su interior, las cuales registran afectaciones por el humo de inciensos y veladoras, la acumulación de polvo y el daño derivado del paso del tiempo.

Estos trabajos se encuentran en proyección, ya que se trata de una actuación importante que podría demandar una suma elevada de recursos económicos.

Considerada uno de los monumentos emblemáticos de Morelia, tanto por su valor religioso al ser sede del arzobispado de Morelia y albergar reliquias y obras de arte invaluables, fue edificada entre 1660 y 1744, luego que un incendio destruyera una anterior edificación instalada en la intersección de las calles La Corregidora y Abasolo, en 1584.  

El pasado 15 de abril, la Catedral de Notre Dame, en París, Francia, sufrió un incendio que causó la caída de la aguja de la edificación, así como la destrucción de dos terceras partes de sus bóvedas y tejados.

Las primeras investigaciones apuntan a que un accidente en las obras de restauración de la aguja inició el fuego, sin que hasta ahora se tengan indicios de un siniestro deliberado.