MORELIA, Mich., 18 de mayo de 2018.– Los abogados defensores del ex presidente municipal, Juan Carlos Arreygue Núñez, y representantes de la Fiscalía desgastaron por más de una hora a un perito en dactiloscopia, sin embargo, ninguna de las partes pudo comprobar su hipótesis.

Los esfuerzos por demostrar que los dos cargadores encontrados presuntamente en la casa de Juan Carlos Arreygue Núñez no fueron manipulados por el ex alcalde, no surtieron efecto, puesto que ello no pudo ser probado, al menos no de manera contundente, porque solo quedó verificado que los cargadores no tenía sus huellas dactilares.

Ante la hipótesis de la defensa, la Fiscalía emprendió una embestida como pocas veces. Cuestionó cada declaración del experto en dactiloscopia, pero su esfuerzo tampoco rindió frutos: no pudo probar que fuera falso el peritaje, ni tendencioso.

También, como en pocas ocasiones, el rostro de Arreygue Núñez se notó gris, nervioso. La sonrisa que siempre lleva a las audiencias este viernes no estuvo presente, quizás influyeron la palabras que intercambió previamente con sus familiares en torno a la desaparición de su esposa, María de Lourdes Torres Díaz.

Lulu Torres Díaz, como se hace llamar en la coalición Juntos Haremos Historia, se encuentra en calidad de desaparecida desde el jueves, alrededor de las 12 horas, sin que hasta ahora se tenga conocimiento sobre su paradero.