MORELIA Mich., 14 de octubre de 2019.- Aparte de ser forjador de toda una corriente política, el ex gobernador Carlos Torres Manzo es reconocido por ser uno de los principales impulsores del Michoacán actual.

El historiador, Arturo Herrera ubica al desaparecido economista como un político que mantuvo a Michoacán en una relativa calma, pese a la presencia de los grupos guerrilleros de la década de los 70’s como el Movimiento Armando Revolucionario.

A unas horas de su deceso, ocurrido este día a la edad de 96 años, Arturo Herrera recordó un par de episodios durante el mandato del oriundo de Coalcomán de Pallares.

Dijo que fue el 15 de septiembre de 1974 cuando estudiantes nicolaitas le lanzaron elotes al balcón central del Palacio de Gobierno, haciendo blanco uno de ellos en su rostro. Pese a ellos, mantuvo buenas relaciones con los universitarios. “Nunca tomó revancha ni se metió en pleitos con ellos”, recordó.

Por el contrario, recuerda, en su mandato se brindó apoyó a Ciudad Universitaria y se fundó la Escuela de Economía, lugar donde el auditorio actual lleva el nombre del notable ex mandatario.

Torres Manzo, narró el periodista, tuvo un conflicto con los trabajadores de la empresa Celulosa de Michoacán, ahora Kimberly Clark, pero que concluyó en un buen final.

Don Carlos Torres Manzo, aseguró, fue un político que trascendió gobiernos y logró reunir en torno a él a un grupo importante de seguidores como los ex gobernadores, Genovevo Figueroa Zamudio, Servando y Ausencio Chávez Hernández, Fausto Vallejo Figueroa y Víctor Manuel Tinoco Rubí, que siempre le vieron con respeto y admiración.

Más políticos como Jesús Reyna, Víctor Silva, J. Ascensión Orihuela, también vieron en Torres Manzo un guía.

De origen humilde, Torres Manzo, nunca fue ubicado como un cardenista neto. De hecho, refiere el historiador, es Cuauhtémoc Cárdenas a quien le gana la candidatura a la gubernatura en 1974 y es a él a quien le entrega en 1980.

Egresado de la Escuela Nacional de Economía, Carlos Torres Manzo impulsó el desarrollo de la región de Coalcomán, y habilitó la carretera Cuatro Caminos-Lázaro Cárdenas

Luego de que fuera Secretario de Industria y Comercio en el sexenio de Luís Echeverría, el ex mandatario construyó la Ciudad Industrial de Morelia, construyó los edificios de la antigua Secretaría de Seguridad Pública y la entonces Procuraduría General de Justicia del Estado.

Recuperó el edifico de la actual Casa de la Cultural, donde antaño era una central camionera de guajoloteros y edificó la Central de Abastos.

En el puerto de Lázaro Cárdenas, impulsó la infraestructura portuaria y alentó a instalación de Productora Mexicana de Tuberías, NKS, Fertinal y amplió operaciones de la Siderúrgica Lázaro Cárdenas-Las Truchas, conocida como Sicartsa.

Hombre de visión, Carlos Torres Manzo también sentó las bases para la construcción del actual Aeropuerto Internacional de Morelia, el Orquíderio, el Teatro Morelos y el Centro de Convenciones.

Huérfano desde muy chico, Don Carlos Torres Manzo fue en sus años mozos bibliotecario, y tuvo un paso efímero como periodista, antes de cursar estudios de posgrado en Inglaterra y Japón.