MORELIA, Mich., 24 de diciembre de 2017.- El gobernador Silvano Aureoles Conejo reconoció que en materia de seguridad no se ha alcanzado el nivel de fortaleza institucional, pero sostuvo que se hacen grandes esfuerzos por sostener una política de seguridad que enfrente a la delincuencia y garantice la seguridad de los michoacanos.

El mandatario recordó que, a su llegada, encontró un estado de fuerza minado y penetrado por grupos criminales.

“No está fallando nada”, afirmó el perredista, luego de aseverar que se están cumpliendo las metas y que todas las regiones se encuentran atendidas y protegidas.

Señaló que, en los próximos meses, el compromiso será alcanzar un nivel de fuerza policial, que permita abatir los índices delictivos.

El gobernador aseguró que se está cubriendo la meta de tener mil policías por año, tarea nada fácil, y adelantó que Michoacán deberá contar con al menos 15 mil efectivos policiales al cierre de su mandato.