PÁTZCUARO, Mich., 22 de febrero de 2020.- Uno de los vestigios más antiguos en el estado que refiere al periodo de La Colonia, un retablo ubicado en el templo de Santa María Huiramangaro, municipio de Pátzcuaro, sufre una restauración que al día de hoy ha avanzado en un 45 por ciento, y podría entregarse a mediados de año.

Al respecto, Claudio Méndez, titular Secretaría de Cultura de Michoacán (Secum), quiso destacar sobre todo el trabajo comunitario antes que el de las autoridades, aunque, dijo, hay una participación tripartita donde se ha invertido un millón 320 mil pesos, se participa el Ayuntamiento de Pátzcuaro, la secretaría, la propia comunidad bajo la vigilancia del Centro INAH Michoacán. Hizo hincapié sobre el modelo de gestión, donde destacó la participación colectiva.

Ramiro Chávez, presidente del patronato Pro Restauración del templo de Santa María Huiramangaro, explicó que se fueron dando cuenta de lo que tenían y tocaron puertas, así lograron el apoyo de la Secum y del municipio; “ahora ya sabemos la joya de monumento que tenemos”, manifestó y aseguro que no quieren dejar morir este lugar.

Luis Felipe Reynoso/Quadratín

A su vez, Elena Lelo de Larrea, perito restaurador del Centro INAH Michoacán, dijo que el retablo se en general la capilla de Santa María Huiramangaro, es único en México, y un privilegio trabajar restaurando piezas así. Expuso que en un inicio la intención era restaurar el retablo después se tuvo que intervenir el muro testero, y al final buscarán que se rescate todo el templo.

La especialista refirió que el retablo principal se intervino en el 2015, pero revisaron que el muro testero se iba hacia atrás y se llevaba el retablo, lo que ocasionó que se despiezara. El retablo, dijo, es uno de los más antiguos en pie, junto con uno que se encuentra en Cherán y es del siglo 16.

Sobre este retablo de Santa María Huiramangaro, una obra del arte sacro colonial, se sabe que fue realizado en este territorio por la orden de los franciscanos, alrededor del año 1530, como parte del proceso de evangelización.

Cabe señalar que esta obra comenzó a restaurarse el 15 de octubre de 2019, ha llevado un proceso de limpieza en seco con el fin de retirar el polvo, la remoción de la pintura acrílica que cubría más de 90 por ciento de esta pieza, se ha fijado una capa de pintura original para prevenir su desprendimiento y se ha fumigado de manera preventiva.