MORELIA, Mich., 14  de marzo de 2019.- Brillan por su ausencia. Los presidentes municipales de los ayuntamientos decretados con Alerta de Violencia de Género (AVG) no acuden a las reuniones interinstitucionales para la atención del tema, señaló la diputada Lucila Martínez Manríquez, que advierten la necesidad de que las autoridades locales asuman su responsabilidad ante la problemática.

Los municipios con AVG en Michoacán actualmente son: Apatzingán, Hidalgo, Huetamo, La Piedad, Lázaro Cárdenas, Los Reyes, Maravatío, Morelia, Pátzcuaro, Sahuayo, Tacámbaro, Uruapan, Zamora y Zitácuaro.

En entrevista este jueves, la legisladora del Partido Verde Ecologista de México mencionó que de manera periódica participa en el Sistema Estatal para la Prevención y Erradicación de la Violencia, donde se ha puesto en evidencia el ausentismo de los presidentes municipales, toda vez que la amplia mayoría se limita a enviar representantes.

“En lugar de ir los presidentes municipales para enterarse de la situación y empaparse de los temas mandan a los representantes, en la última reunión acudieron los alcaldes de Huetamo y de Maravatío, y nada más, ¿y los demás?, no es posible que de todos los municipios donde hay Alerta de Género no hubiera ninguno más que Huetamo”, explicó.

Mencionó que se han tenido reuniones periódicas,  la más reciente hace 22 días con autoridades del Gobierno estatal, donde se ha advertido una sistemática ausencia de servidores públicos municipales, por lo que insistió en la necesidad de que se involucren con seriedad y sensibilidad.

La legisladora consideró que hace falta dar seguimiento a la prevención, atención y sanción a los delitos, además de fortalecer la capacitación en los 113 municipios, donde aseguró que hay instancias que desconocen términos básicos, como: “igualdad sustantiva”, para la operación a cabalidad de la Alerta de Violencia de Género.

La diputada del Partido Verde subrayó que la educación es la base para el desarrollo social, por lo que instituciones educativas y familia se aboquen a  brindar una educación integral. “La parte donde más podemos incidir para erradicar la violencia de género es en la familia  y desde la escuela, las autoridades educativas y la sociedad en general”.