MORELIA, Mich., 12 de julio de 2018.- Aunque ya se entregaron constancias de mayoría a los candidatos electos el primero de julio, locales y federales, todavía están pendientes los resultados del proceso de fiscalización que lleva a cabo el Instituto Nacional Electoral de Michoacán (INE) y que podrían resultar en una nulidad el próximo 6 de agosto si rebasaron 5 por ciento el tope de gastos de campaña.

En entrevista con Quadratín, el vocal ejecutivo de la Junta Local del INE, David Alejandro Delgado Arroyo, precisó que este martes venció el plazo para la sustanciación de errores y omisiones por parte de los candidatos, por lo que se inició un proceso de revisión extraordinaria a las informaciones de ingresos y egresos presentados de forma ordinaria. El servidor público evadió opinar sobre la tendencia de cumplimiento.

Apuntó que el próximo 6 de agosto sesionará el Consejo General del INE en la Ciudad de México, y emitirá los dictámenes a partir de las conclusiones de la Unidad de Fiscalización, y dejó claro que existen dos causales, sine qua non, podría llegar a anularse una elección local y federal, y que ambas, no solo una, deben presentarse.

Se trata de los casos en los que el rebase de tope de campaña sea superior a 5 por ciento del monto establecido, y que asimismo, la diferencia de votos entre el primero y segundo lugar en el resultado de los cómputos, sea de 5 por ciento; si solo se presentara uno de estos supuestos no aplicaría la nulidad, y esto no lo decretó el INE, y no será éste el que llegue a anular.

Explicó Delgado Arroyo que estos criterios no fueron impuestos por el INE, sino por la legislación vigente y por los propios órganos jurisdiccionales en la materia electoral; detalló que una vez dictaminados los acuerdos en materia de fiscalización de cada uno de los casi 8 mil candidatos, en el caso de Michoacán, será el Tribunal Federal del Poder Judicial de la Federación el que deberá emitir resoluciones sobre la nulidad o no de una elección.