MORELIA, Mich., 22 de diciembre de 2017.- Las comisiones unidas de Programación, Presupuesto y Cuenta Pública y la de Hacienda y Deuda Pública, acordaron autorizar al ayuntamiento de Morelia renegociar por 20 años más, una deuda de 350 millones de pesos de un crédito que se contrató hace 11 años para la construcción de la planta tratadora de aguas negras de Atapaneo.

Por la mañana de este viernes, los diputados integrantes de esas comisiones se reunieron, pero no llegaron a acuerdo alguno y, al término de la sesión ordinaria del pleno de la 73 legislatura volvieron a reunirse y en unos cuantos minutos sacaron el acuerdo.

El dictamen deberá ser avalado por el pleno en la sesión que se espera se realice el próximo miércoles y de ser aprobado, será por mayoría, ya que los diputados del Partido Acción Nacional (PAN) votaron en contra de esa autorización porque la deuda podría terminarse de pagar en seis años más.

La necesidad de reestructurar el remanente de esa deuda es porque implica el pago mensual de nueve millones de pesos, pero el próximo año la planta estará saturada y es necesario hacer una ampliación, pero habría recursos disponibles por ese compromiso de pago.

Según explicó el director del Organismo Operador de Agua Potable, Alcantarillado y Saneamiento (Ooapas) de Morelia, Roberto Valenzuela Cepeda y el propio presidente municipal, Alfonso Martínez Alcázar renegociando esa deuda, los pagos serían menores y el recurso se podría utilizar para la ampliación de la planta.

Actualmente la planta tiene capacidad para tratar mil 200 litros por segundo y se requiere ampliar su capacidad a mil 800 litros por segundo, aunque solamente algunos agricultores del valle de Queréndaro la aprovechan al tomarla, por bombeo, para el riego de forrajes porque el agua del río está contaminada.

El director de la empresa paramunicipal dio a conocer a los diputados que el Banco Mundial está interesado en financiar un proyecto que permitiría el riego de cuatro mil hectáreas de frutillos que beneficiaría a productores de la región con lo que se evitaría el desperdicio de las aguas residuales tratadas.