MORELIA, Mich., 27 de enero de 2019.- La Coordinadora Nacional de Trabajadores de la Educación (CNTE) podría determinar la liberación de las vías del ferrocarril, que mantiene bloqueadas desde el 14 de enero como medida de presión para obtener el pago de salarios, bonos y prestaciones pendientes de dispersión.

Víctor Manuel Zavala Hurtado, dirigente de la sección XVIII de la CNTE, expuso que “en atención a los esfuerzos realizados por la Federación para resolver la problemática magisterial que prevalece en Michoacán” valora el retiro de los cortes al paso de ferrocarriles que instalara en por lo menos siete municipios.

Refirió que tras la presencia de Héctor Martín Garza González, titular de la Unidad de Administración y Finanzas de la Secretaría de Educación Pública (SEP), en las instalaciones de la CNTE se logró el establecimiento de una mesa de negociación con la Federación para la atención de un total de 15 puntos a revisar, referentes a la certidumbre laboral de los profesores y la derogación de la reforma administrativa.

No se ha establecido una fecha tentativa en la que los docentes podrán arribar a una determinación, si bien precisó Zavala Hurtado que este análisis se encuentra en proceso desde el domingo 27 de enero.

No obstante, explicó que las acciones de protesta efectuadas en el ámbito local, como el plantón colocado en el Centro Histórico de Morelia y la toma de oficinas recaudadoras de rentas y alcaldías, no cesarán.

En contraste, se prevé que el lunes 28 de enero e llevará a cabo una marcha en el primer cuadro de la ciudad que se pretende culminar en el Palacio de Gobierno y el Congreso del Estado.

Esto, en reclamo de la no designación de presupuesto para pagar los salarios, los bonos y las prestaciones de los alrededor de 29 mil profesores con plaza estatal con que cuenta Michoacán en el curso de 2019.

Zavala Hurtado señaló que para finalizar las actividades de protesta de los profesores se requiere de la definición de financiamiento para pagar no sólo las quincenas de enero, de las cuales la primera se dispersó el viernes 24 de este mes y la segunda la administración pública aseguró que está garantizada, sino la totalidad de la nómina, con un estimado de seis mil millones de pesos únicamente para salarios.

Además, se precisa del pago de los adeudos que mantiene el estado con el gremio; la liquidación de los saldos insolutos con la Dirección de Pensiones Civiles, el Instituto de Seguridad y Servicios Sociales para los Trabajadores del Estado (ISSSTE) y la empresa aseguradora MetLife, y la certeza de que de arribar al estado los 800 millones de pesos que se espera la Federación radique como segundo adelanto de participaciones se utilizará para solventar impagos con el magisterio.