Atención

Con el propósito de ofrecer una mejor experiencia dentro de nuestro sitio web, le sugerimos que actualice su navegador, ya que usted cuenta con una versión de internet explorer antigua, que ya no tiene soporte por parte de microsoft y que representa un riesgo de seguridad para usted.

Sigue nuestra transmisión en vivo.
Click para seguir la transmisión
x
Foto: Archivo

Amiba de vida libre, el peligro de no verificar las albercas: Coepris

Cristian Ruiz/Quadratín
 
| 20 de marzo de 2017 | 18:02
 A-
 A+

MORELIA, Mich., 20 de marzo de 2017.- Uno de los principales peligros a los que está propensa la población que nada en albercas que no están correctamente saneadas es la amiba de vida libre, microorganismo que puede causar severos daños en la salud como infecciones, e incluso alojarse en el cerebro.

Rafael García Tinajero Pérez, titular de la Comisión Estatal para la Protección Contra Riesgos Sanitarios, comentó en entrevista que esta amiba se mantiene con vida es espacios acuáticos que no están correctamente saneados y pueden alojarse en las paredes y escaleras de las albercas.

“La amiba de vida libre es uno de los principales peligros en albercas, estas pueden entrar en los seres humanos por la nariz o al momento de ingerir el agua de forma accidental, es muy peligrosa porque afecta el sistema nervioso, e incluso puede llevar a la muerte al paciente, si esta se aloja en su cerebro”.

En ese sentido, explicó que algunos de los síntomas de haber contraído este agente bacteriológico son dolor de cabeza, fiebre, vómitos, letargo, confusión mental, fotofobia, coma y muerte, generalmente entre los tres y seis días.

“Debido a lo peligroso que es esta amiba, la Coepris revisa albercas de balnearios, hoteles y restaurantes para verificar que estas no la tengan y, en caso de encontrar indicios de ella, suspenderlas para que las limpien y descartar algún riesgo.

Además de la amiba de vida libre, las coliformes fecales y la bacteria E. Coli son otros agentes infecciosos que provocan enfermedades tanto con el piel, ojos y estómago, si se ingiere el agua de alberca o se tiene mucho contacto.

“Si una alberca no está correctamente saneada, es decir que no tenga ni más cantidad de cloro necesaria ni menos, puede provocar que una persona contraiga una diarrea, conjuntivitis o dermatitis”.

Ante esto, recalcó que a través del operativo que anualmente realiza Coepris para tener albercas limpias durante Semana Santa han cubierto 120 espacios recreativos, hoteles y restaurantes, donde no han encontrado hasta el momento irregularidades.

Comentarios

Notas relacionadas

Principales