MORELIA, Mich., 10 de diciembre de 2019.- Martha Valdiviezo, integrante del Consejo Cristiano Evangélico en Michoacán, alertó que el país podría sucumbir y ahondar en un proceso de descomposición social, que alentará la desintegración familiar, si se continúa con la intención crear un marco legal que permita la instauración de una nueva Ley Mordaza, que impida la participación de padres de familia, pastores y ministros de iglesia en el proceso de orientación y formación de la jóvenes mexicanos.

Durante una entrevista dada a Quadratín, Valdiviezo señaló que el Congreso de la Unión no puede hacer leyes a modo ni a capricho de las minorías y subrayó que México y América Latina atraviesan por un proceso de ideologización de la cultura lésbico gay.

La representante del Consejo Cristiano Evangélico se declaró respetuosa de los grupos y colectivos que apoyan a este segmento de población, pero también se debe velar por el interés de las mayorías.

Destacó que al país denle está llevando a un escenario de hipersexualidad, donde ya entran en el escenario los jóvenes y adolescentes, pese a no estar preparados mentalmente para encarar los retos del futuro y advirtió que en las agendas de género “hay barbaridades que los padres de familia tienen que conocer”.

Aclaró que el discurso del Consejo Evangélico Cristiano no es homofóbico y puntualizó que cada quien puede hacer de su sexualidad lo que le plazca, pero en ese proceso no se tiene porque llevar a leyes que afecten a todos.

Martha Valdiviezo adelantó que si el Senado de la República aprueba la denominada Ley Mordaza, el Consejo y otros organismos afines como Pro Vida, Oro Libreta de Culto y asociaciones familiares, harán valer su derecho constitucional y acudirán a la Suprema Corte de Justicia de la Nación.

Según la representante del Consejo, este día el Senado de la República votará dicha ley que  prohíbe a padres, ministros de culto, dar terapia de reconversión sexual a menores y atenta contra la patria potestad de los padres de familia.