MORELIA, Mich., 28 de noviembre de 2016.- Para el coordinador del grupo parlamentario del Partido de la Revolución Democrática, Juan Pablo Puebla Arévalo, el atentado contra el presidente municipal de Buenavista Tomatlán, Lorenzo Barajas Heredia, es una huella de que el crimen organizado sigue presente en Michoacán y en Jalisco.

En cambio, la coordinadora de los diputados del Partido Revolucionario Institucional, Adriana Hernández prefirió no opinar hasta conocer los resultados de las primeras investigaciones porque no se sabe si efectivamente fue un atentado, si los disparos fueron en un intento de asalto o derivado de la propia inseguridad.

La diputada por el distrito de La Piedad  señaló que el propio edil debe presentar denuncia si tiene alguna amenaza por su desempeño como presidente municipal porque de ser así no sólo él está en riesgo sino también los ciudadanos de su municipio y eso no se puede dejar pasar por alto.

Señaló que en el caso de los alcaldes del PRI no tiene conocimiento de que alguno haya recibido amenazas, pero consideró que después de lo que ha pasado en Álvaro Obregón, se debe reforzar la comunicación entre los presidentes municipales y el Ejecutivo estatal y darles la confianza para que denuncien y se sientan seguros para que a su vez ellos puedan hacer sentir lo mismo a la ciudadanía.

Según Puebla Arévalo la agresión a Barajas Heredia muestra que la zona limítrofe entre Michoacán y Jalisco sigue siendo un foco rojo y por lo tanto la federación no puede ausentarse del estado, al contrario, debe reforzar su presencia.

“Debe ser una estrategia más allá de los partidos, permanente, institucional, de Estado, que permita generar condiciones de seguridad no sólo para este alcalde o para los ediles en turno; es un tema recurrente cada periodo porque existe el mal en esa región y más en los linderos con el estado de Jalisco; todos sabemos que hay una disputa de los cárteles de un lado y otro del estado”.