MORELIA, Mich., 9 de enero de 2019.- La incidencia de grafittis y pintas colocados en monumentos y espacios públicos del primer cuadro de Morelia ha decaído en los últimos nueve meses, aseveró Gauri Ivette García Medina, coordinadora del Centro Histórico.

Si bien declinó exponer cifras que muestren esta variación a la baja, García Medina afirmó que la realización permanente de operativos de detección y retiro de grafittis y pintas en la zona centro del municipio ha generado una reducción en la cantidad de daño ocasionado al patrimonio edificado de la capital michoacana.

Gauri Ivette García explicó que la colocación de pintas y grafittis responde a necesidades humanas como marcar la pertenencia a un espacio geográfico, la territorialidad, la expresión artística y el fenómeno conocido como horror vacuo, donde algunos individuos experimentan la inquietud de plasmar contenido propio en áreas que se perciben como vacías.

Esta práctica es desmotivada por la intervención continua de personal de la Coordinación del Centro Histórico, mediante la revisión y el tratamiento de edificaciones, pasas y negocios particulares, monumentos, plazas y fuentes, para prevenir y remediar la presencia de pintas y grafittis.

Sin embargo, estos esfuerzos concentran sus resultados en inmuebles, por lo que elementos como los registros telefónicos y los puestos de períodicos continúan como blancos predilectos de quienes instalan pintas y grafittis.

En los registros telefónicos, se debió migrar al uso de pintura negra, que facilita la desaparición de los daños, así como a la pega de letreros que in dican la prohibición de anuncios publicitarios.

En los puestos de períodicos, la situación ha sido más compleja, ya que los 25 puestos habilitados en el primer cuadro son pintados de manera recurrente, inclusive uno de ellos, en el lapso de abril de 2019 a enero de 2020, ha sido tratado en siete ocasiones.

La expectativa es que con la puesta en marcha de sanciones para quienes afecten el patrimonio edificado se reduzca la incidencia de pintas y grafittis, sanciones que oscilan de 100 pesos por metro cuadrado, en el caso de la cantería del Acueducto, hasta 700 pesos por metro cuadrado, de ser dañada una fachada o pared en cantería.