MORELIA, Mich., 10 de enero de 2019.- A poco menos de tres semanas del desabasto de gasolinas en Morelia, la población resiente los efectos de las horas, inclusive los días, que ha debido pasar en las inmediaciones de las estaciones de servicio a la espera del combustible.

Estaciones de servicio en la zona norte de la ciudad permanecen sin suficiente abasto de gasolinas o sin combustibles, pese a los señalamientos de un arribo de hasta un millón de litros.

Hasta tres días han permanecido consumidores formados en las filas que se encuentran en las cercanías de las gasolineras, con la expectativa de asegurar la adquisición del combustible mínimo para dar continuidad a sus actividades, lo que se ha traducido en ausentismo laboral.

“Tengo ya más de 50 horas, más lo que resta de este día, formado en la fila con mi coche; estamos muy desesperados porque en dos días no he ido a trabajar, no puedo hacerlo, mi labor es recorrer la ciudad de 7 a 14 horas, así que ahora aviso a mis jefes que no he podido conseguir gasolinas, incluso les mando fotos del lugar donde estoy, para que sepan por qué no me he presentado”, explicó Jorge Abouchard, empleado.

Las actividades familiares y la asistencia a clases de los hijos también se han visto comprometidas, tanto por la dificultad para el transporte como por la permanencia de los usuarios en las gasolineras.

“Llegué hace tres días a buscar gasolina y tengo ya dos días durmiendo, comiendo y viviendo aquí en la fila, con mi garrafa, porque ya el coche está parado y no puedo ir a abrir mi negocio; además, mis hijas están solas en la casa, ellas cuidándose como pueden”, agregó Karla Ledezma.

En las últimas semanas diferentes rumores han circulado en redes sociales y entre las personas sobre una inminente solución al problema de la insuficiencia de combustibles, sin que hasta el momento se hubiera concretado alguna fecha tentativa, pese a lo cual los residentes en Morelia aún confían en que la situación no durará mucho más.

“Estoy en la gasolinera desde las 20 horas de este miércoles, nos dijeron que para hoy sí habrá gasolinas, primero Dios sí es cierto y pronto se resuelve este problema, porque sí nos ha afectado mucho, los niños van a la escuela en transporte público y tenemos que madrugar un poco más”, expuso Ofelia Hernández, ama de casa.

El desabasto también ha impactado en las familias de los trabajadores de las gasolineras, que complementan sus ingresos con las propinas que los automovilistas les entregan al cargar combustibles.

“Nos ha ido de la fregada, las propinas son lo que nos hace fuertes, de donde todos los días sacamos para llevar un taco a nuestros hijos, y, como no hay gasolina, no hay propinas”, refirió Mayra, empleada de una estación de servicio aledaña a la colonia Adolfo López Mateos, en la zona Norte de Morelia.

Detalló que para solventar sus gastos más urgentes ha debido recurrir a la ayuda de sus familiares y a préstamos, por lo que recuperarse una vez que se logre la regularización de las gasolinas le tomará un tiempo considerable.

A esto se suman las dificultades y conatos de agresión que han enfrentado en las gasolineras, por parte de ciudadanos molestos y desesperados por la ausencia de combustibles.

“No nos han golpeado, pero sí nos agreden verbalmente, porque nos dicen que somos los responsables del desorden, pero no, algunas personas llegan a las estaciones y no les importa que hay gente formada y se meten”, señaló Mayra.

“La situación es crítica, ayer (miércoles) a medianoche llegaron 20 mil litros de gasolinas, que se acabaron a las pocas horas, sí hemos tenido algunos roces, pero la gente nos ayudó a organizar un sistema de fichas y tuvimos la presencia de elementos de seguridad pública, con lo que los incidentes no pasaron a mayores”, expresó Jesús Ruiz, encargado de una estación de servicio próxima a la colonia Tres Puentes.

Precisó que no se ha indicado una fecha tentativa para la resolución del desabasto de gasolinas, pese a que en los ultima ocho días la administración federal ha solicitado la paciencia de los ciudadanos.

Pero los consumidores no solo enfrentan insuficiencia de gasolinas, sino la pérdida de la paciencia ante las afectaciones a sus actividades cotidianas.

“Los empleados de las gasolineras dialogan con nosotros, pero ellos tampoco saben cuándo habrá combustibles”, refirió Jorge Abouchard.

“Más empresas particulares y el ayuntamiento de Morelia no están dando facilidades a su personal para acudir a buscar gasolinas, les vale madre; además, el Gobierno no pudo planear su estrategia y luego cerrar los ductos, a mí me vale madre que se hayan ahorrado 2 mil 500 millones de pesos en gasolinas que no se robaron, lo que me interesa es que haya combustibles para circular”, aseguró Karla Ledezma.