MORELIA, Mich., 22 de abril de 2016.- En México 8 de cada 10 jóvenes de entre 15 y 24 años son violentados por sus parejas, asegura estudio del Instituto Nacional de Geografía y Estadística.

De acuerdo con el estudio publicado en 2005, las mujeres son las principales generadoras de violencia psicológica, física y sexual en una relación de pareja.

Las féminas mexicanas recurren al chantaje para conseguir sus cometidos contra sus parejas.

La violencia ejercida por las mujeres contra sus parejas va desde prohibir amigas y/o amigos, celos, inspección del celular, revisión de cartera, agenda y otros artículos íntimos, como los bolsillos del pantalón.

Aunado a este necesidad patológica de control sobre casi todos los aspectos de la vida de la pareja, también está la violencia sexual, al usar su sexualidad en contra de Él, ofreciendo o limitando la vida sexual en pareja a cambio de beneficios.

Por otro lado, al contrastar los resultados arrojados en las encuestas del INEGI con el Violentometro publicado por el Instituto Politécnico Nacional (IPN), se puede identificar algunas de las actitudes ejercidas que denunciaron los hombres encuestados.

En total son trece las actitudes de violencia en las que generalmente cae una mujer de las que se pueden observar en el violentometro.

Aquí una lista:

Bromas hirientes

Chantaje

Ignorar

Celar

Culpabilizar

Descalificar

Ofender

Humillar en público

Intimidar, amenazar

Controlar, prohibir (amistades, familiares o agenda social)

Caricias agresivas

Rasguñar

Cachetear

Y, empujar, jalonear

Ciertamente, este número de actitudes no son exclusivas de las féminas, pero no podemos negar que es muy fácil reconocerlas en una relación.

Aquí unos ejemplos:

Ejemplo: Ay que ir al cine, anda..! Sí me llevas llegando a casa te voy a super consentir (refiriéndose a tener relaciones sexuales).

Ejemplo: No hay peor enemiga de una novia, que la mejor amiga de su pareja.

Ejemplo: Esa amiguita tuya quiere contigo, es una zorra (descalifica a todos sus amistades).

Ejemplo: Escena de celos en la calle.

Ejemplo: acoso y vigilancia de su cuenta de red social. Demanda la contraseña para vigilar sus conversaciones.

Hay que destacar que de acuerdo con las propuestas de Pilar Gonzalbo, académica del Colegio de México, en su seminario sobre La Vida Cotidiana en México, en agosto-diciembre  2011, son las mujeres las que más actitudes machistas y violentas ejercen en la formación de los hijos.

Son las mujeres las que dan origen a los estereotipos que después acusamos, como aceptar la violencia física, la designación de tareas y la superioridad masculina que ahora rechazamos tajantemente.