CIUDAD DE MÉXICO, 19 de abril de 2014.- La diputada Margarita Elena Tapia Fonllem (PRD), secretaria de la Comisión de Trabajo y Previsión Social, señaló que 45 de cada 100 empleadas de la industria maquiladora padecen violencia laboral, según datos de la Comisión Nacional para Prevenir y Erradicar la Violencia en las Mujeres (Conavim).

Según un comunicado, explicó que tienen largas jornadas de 10 a 12 horas, en ambientes de trabajo tensos y hostiles, bajos salarios, acoso y hostigamiento sexual, sometimiento a pruebas de ingravidez y despidos por embarazo, falta de permiso para beber agua y para ir al baño, e inadecuadas condiciones laborales.

A pesar de que los gobiernos federal y locales han facilitado la operación de la industria maquiladora, no todas las empresas cumplen con los preceptos de la Ley Federal del Trabajo en cuanto a la protección a sus trabajadores, pues en algunas aún persisten prácticas violatorias hacia los derechos.

En este sentido, resaltó que según datos del Inegi a octubre de 2013 en México había 5 mil 22 unidades económicas dedicadas a la industria manufacturera, y el número de personas que labora en esta rama es de 3 millones 317 mil 55, incluyendo el personal subcontratado.

Ante este panorama, las diputadas Teresa de Jesús Mojica Morga y Margarita Elena Tapia Fonllem (PRD) afirman que es necesario fortalecer la tutela de los trabajadores de las maquiladoras con normas específicas para dicha actividad.

Indicaron que para ello es pertinente adicionar un capítulo a la Ley Federal del Trabajo para que de manera integral tutele los derechos de las trabajadoras, estableciendo obligaciones especiales a las empresas maquiladoras.

Expusieron que la iniciativa busca establecer que la Comisión Nacional de los Salarios Mínimos determine un ingreso mínimo profesional para el trabajo en la maquila con ajustes anuales.

Además, se plantea la obligación de los patrones de estas empresas de establecer un receso para toma de alimentos y tiempo suficiente para satisfacer sus necesidades fisiológicas. Asimismo, deberán proporcionar alimentos que anulen los efectos nocivos de sustancias tóxicas y peligrosas que dañen la salud de las y los trabajadores.

También poner a su disposición al concluir su jornada de trabajo el servicio de transporte necesario para su traslado de la empresa a su domicilio o viceversa, por existir condiciones de peligro, y de acuerdo con los horarios de uso de la localidad, para evitar riesgos para su vida.

Además, elaborar reglamentos internos y códigos de conducta con el objetivo de crear un ambiente laboral que preserve la salud de los trabajadores, libre de toda violencia física, psicológica o sexual y discriminación por cualquier motivo.

Aunado a ello, aplicar procesos de trabajo que permitan prevenir el máximo de afectaciones a la salud de las trabajadoras y el producto de la gestación.

La iniciativa propone pagar de manera oportuna y puntual las cuotas de seguridad social, así como contratar los servicios particulares de estancias infantiles, sin costo alguno para los trabajadores, cuando no existan en el Instituto Mexicano del Seguro Social o no se encuentren cerca del lugar de trabajo.

Con estas acciones se brindarán condiciones laborales favorables, lo cual permitirá impulsar el proceso productivo del país.