MORELIA, Mich., 12 de marzo de 2014.- Respeto, confianza y lealtad son las tres principales palabras que para Alejandra Banderas Rosales y Claudia Brizeiry López Ramos, definen el matrimonio, y que a partir de este miércoles se convirtieron en el primero a nivel estatal, entre personas del mismo sexo.

Sin la intención, por el momento, de adoptar hijos, Alejandra y Claudia señalan que el amor es la base de su relación, desde hace poco más de tres años y definen al matrimonio como la unión de dos personas capaces de fomentar valores y en la que las emociones de enojo se resuelven sin impulsos y mediante el razonamiento.

“Nunca nos vamos a la cama si estamos peleadas, siempre resolvemos los problemas antes de dormir” compartieron las nuevas esposas, quienes insistieron en que la homosexualidad no es una enfermedad, y el principal reto que enfrenta la comunidad gay es un cambio cultural en la sociedad.

Alejandra de 24 años de edad y Claudia de 31 iniciaron su relación formal desde hace más de tres años, misma que inició a través de redes sociales y posteriormente mediante el contacto personal, lo que permitió el crecimiento de la relación amorosa, siempre respaldada por amigos y familiares, por lo que, con una sonrisa en el rostro, ambas reconocen que no han sufrido ofensas por su relación homosexual por parte de la sociedad.

“Yo la vi y le pedí que me aceptara en el Facebook, así empezó la relación, después nos vimos y empezamos a salir, así comenzó nuestra historia de amor” señaló Alejandra, quien compartió que logró disipar las dudas que al inicio demostró Claudia antes de ser su pareja.

“Fue hasta Guadalajara y frente a mi mamá, pidió mi mano” agregó emocionada Claudia, quien detalló ese momento, que al igual que su boda, ha representado de los más felices en su vida.

Lejos de parecerse a una boda tradicional, en el que las flores, el vestido, el traje y los invitados han representado la característica principal, este miércoles Alejandra y Claudia forman parte de la historia, celebrada principalmente por la comunidad gay y por una parte de la sociedad michoacana que se ha pronunciado a favor de la igualdad de derechos.

Casuales, poco maquillaje y jeans usó la pareja en la celebración de su matrimonio encabezada por la juez de la Segunda Oficialía del Registro Civil en Morelia, Carolina Orihuela y el director de la dependencia Cuauhtémoc Ramírez, en la que los testigos oficiales, pocos amigos personales  y una docena de medios de comunicación enmarcaron el acto civil inédito, mismo que no tuvo celebración posterior, como generalmente se acostumbra en las bodas.

De esta manera, con una felicidad reflejada en sus rostros, las nuevas esposas, quienes en todo momento presumieron su acta de matrimonio ante los medios de comunicación, se consideraron un ejemplo que motive a las personas en general a luchar por sus derechos.

Aquí la nota: http://www.youtube.com/watch?v=IiiR5pe8wqg