CIUDAD DE MÉXICO, 12 de febrero de 2016.- Tras su llegada a la Nunciatura Apostólica, el Papa Francisco salió del lugar y rezó con sus fieles. El Sumo Pontífice exhortó a los católicos a rezar a la Virgen por las personas que quieren y por quienes no los quieren.

“Esta noche, no olviden mirar a la Virgen y pensemos en las personas que queremos y en las que no nos quieren”, expresó.

“Hasta luego, gracias, adiós y que Dios les bendiga”, concluyó el Papa, en su breve diálogo, afuera de la Nunciatura.

Al lugar llegó al filo de las 21 horas, en el Papamóvil. Los miles que lo esperaron desde las 14 horas, lo vieron…, sólo unos segundos…, pero fueron recompensados más tarde, cuando rezó con ellos.

Para más información consulta: Quadratín México.