ZITÁCUARO, Mich., 18 de abril de 2016.- “A todos los funcionarios corruptos hay que encarcelarlos y exigirles que devuelvan lo que se roban”, demandó el presidente municipal de Jungapeo, Javier Hernández Rivera, quien podría ser desaforado y sometido a juicio político por no pagar los salarios que dejó de cubrir la pasada administración.

“Si no hay un hasta aquí a los presidentes municipales ¿que nos están diciendo? que podemos hacer lo que queramos, que nos podemos robar el dinero y no pasa nada, tiene que haber un hasta aquí”.

Entrevistado durante el foro de consulta Hacia una nueva municipalidad, el edil mostró su desesperación por la orden del Tribunal Electoral del Estado de Michoacán (TEEM) de pagar millón y medio de pesos que se quedaron a deber a los ex regidores de la administración 2012-2015 en salarios y prestaciones, porque carece de recursos para hacerlo.

“La situación es que no se pueden tocar los fondos federales, el fondo tres es sólo para obra, el fondo cuatro, para seguridad; el único que más o menos se puede manipular es el fondo general del que se paga la nómina, pero ahorita tiene 400 mil pesos y se dejarían descubiertos a los trabajadores si se toman para pagar esa deuda de la anterior administración”.

Al edil del Partido de la Revolución Democrática le tiene sin cuidado que lo desaforen porque sabe que el problema no es de él y al que pongan en su lugar le va a suceder lo mismo, mientras no se dé una solución de fondo como la cárcel.

“Se tiene que sentar un precedente de que los servidores públicos no pueden hacer lo que quieran, que sepan que hay reglas, disciplina y respeto a la ley y al dinero que es del pueblo. A mí no me entregaron ni las llaves, encontré vacío; ya sabe que se llevan hasta los lapiceros, vacía totalmente estaba la presidencia municipal, los aires acondicionados, las computadoras que todavía se deben, se  las llevaron, es por dar un ejemplo.

“Se llevaron los carros del ayuntamiento, me da hasta vergüenza decirlo porque es mi pueblo, es mi gente, son mis paisanos, pero ahí andan en los carros con la novia, carros comprados con dinero del ayuntamiento”.

La Comisión Nacional del Agua ya le cobró un millón de pesos de los adeudos de los últimos 10 años y dice que tiene coraje porque la única explicación que encuentra a que hayan omitido hacer los cobros oportunamente es que los gobiernos anteriores eran de otro partido.

Hernández Rivera responsabiliza a los ciudadanos de esta situación ya que, señaló, durante las campañas andan todos alborotados, pero cuando terminan se olvida de exigir cuentas a quien ganó, cuando debería velar por sus intereses y quitarle el poder a quien no responda a susexpectativas.