MORELIA, Mich., 16 de febrero de 2016.- El papa Francisco exhortó a los jóvenes mexicanos a no dejarse seducir por las mentiras del narcotráfico y de grupos criminales, y advirtió que actualmente el sector juvenil del país enfrenta grandes problemas: la desvalorización y la exclusión que conlleva a la ambición material por tener más.

Al ofrecer un contundente discurso a más de 80 mil jóvenes provenientes de diversas entidades del país, el papa Francisco reconoció que la situación de los jóvenes se vuelve crítica, más aún debido a la pérdida de amigos y familiares a manos de organizaciones criminales y de las drogas.

“Ellos los criminales- intentan seducirlos con promesas que no son reales; son pompas de jabón”, insistió el vicario de Cristo al sostener que el desarrollo de los jóvenes debe darse en la riqueza espiritual, en la esperanza y en la dignidad.

Dijo que hoy lo jóvenes son la esperanza que podrá levantar y unificar al país frente a los grandes desafíos que tiene enfrente.

“Jesús no  invita ser sicarios, los llamará discípulos”, refrendó el máximo jerarca católico al asegurar que Cristo es el único que salva de los mercenarios y de las ambiciones ajenas que sólo causan muerte.

Nunca los mandaría al duelo, sino por el contrario nos mantiene una invitación abierta al diálogo.