PATZINGÁN, Mich., 3 de marzo de 2014.- Uriel Chávez Mendoza, alcalde de Apatzingán pidió que las autoridades investiguen al sacerdote católico Gregorio López, ya que lo acusó de incitador a la violencia y de bautizar a hijos de presuntos líderes criminales.

En entrevista, Chávez Mendoza minuto antes de que autodefensas interrumpieran en el Palacio Municipal, invitó al también conocido como Padre Goyo que deje la sotana si es que realmente tiene intereses políticos.

Cuestionado sobre las presuntas amenazas de que lo acusa el prelado indicó que él no se ha reunido con el sacerdote, de quien dijo “no vale la pena como persona” y lo culpó de un posible derramamiento de sangre.

“La gente hace dos años me eligió y no me voy a ir para cumplirles caprichos a unos cuantos que ni siquiera son de municipio”, sentenció el edil priísta.

Finalmente, pidió que se investigue al Padre Goyo “a ver quién bautizaba a los hijos de los delincuentes allá arriba”.