MORELIA, Mich., 27 de febrero de 2015.- Serían las 3:30 de la madrugada.

Dicen los vecinos que se escuchó un golpe fuerte, seco.

Luego los gritos y el rompimiento de cristales.

Ya había penetrado la federal al número 52 de la calle José Araizara, en la colonia Oviedo Mota, a unas cuadras donde hace dos años fue detenido otro de los cabecillas de la organización criminal: Dionisio Loya Plancarte, “El Tío”.

–¿Qué pasó?, interrogaba una señora, de unos 65 años.

La pregunta era al reportero.

–Dicen que agarraron a La Tuta, ahí, en esa casa-

–¡Dios mío santo! ¿Pero cómo es posible? se preguntó.

–¿Usted vio algo?

–¡Nada. No, nada! contesto angustiada, con el solo hecho de escuchar el nombre del famoso capo michoacano.

A un lado, otra vecina.

–“No. No conocemos a esos vecinos. Eran una pareja joven. Tienen dos niños. Pero nunca cruzamos palabras con ellos”, fue reservada.

Nadie vio nada. No los policías que se encuentran a 50 metros de la casa y que se encargan de vigilar la caseta de seguridad ciudadana.

Según los informes, la casa, con una amplitud de 7 metros por 18 de fondo, fue objeto de un cateo en el marco del megaoperativo para detener a Servando Gómez.

A simple vista, la puerta, hecha a base de lámina cuadrada, presenta un boquete y la chapa “tronada”, producto de un golpe hecho con un marro de gran capacidad. Los que usa la federal para tronar las casas de seguridad.

Arriba, un balcón y una puerta con base de aluminio hecha añicos. Son los signos del cateo y de la presencia policiaca.

Adentro, por la rendija, se observa una casa modesta, con un pequeño jardín al fondo y un par de juegos infantiles: resbaladiza y carrusel.

Dicen los vecinos que el detenido, aún no identificado, se dedica a la venta de joyería y autos.

A las 9 de la manaña, un “avispero” de reporteros y camarógrafos pululan el lugar.

Sacan placas, se acercan a la propiedad. Los de televisión hacen la de enlace “desde el lugar de los hechos”.

Un hombre con bermuda, el parece familiar de los inquilinos del 52, filma a los compañeros. A tres casas un grupo de vecinos. Dicen ser familiares y amigos de los habitantes del lugar.

Nadie declara. Ven con recelo a los reporteros.

Aseguran las vecinas que los habitantes del 52 tenían como 4 años de habitar el inmueble.

Hasta el momento, ninguna autoridad aclara el motivo del cateo.

Pero lo firme es que fue la Federal.

Y de manera curiosa, coincide con los tiempos de la detención de La Tuta.