MORELIA, Mich., 20 de febrero de 2015.- Una larga serie de anomalías, deficiencias, y desviaciones de recursos en el sector salud de Michoacán, detectó la Auditoría Superior de la Federación (ASF) en su revisión de la Cuenta Pública 2013, se observa en el informe que publica ese órgano en su portal digital.

El informe de la ASF confirma lo que adelantó el pasado lunes el ex gobernador Fausto Vallejo Figueroa a Quadratín TV, cuando reconoció numerosos desvíos de recursos para propósitos distintos a los que fueron asignados.

Sin embargo, las solas cifras del sector salud muestran la magnitud de las revelaciones del ex gobernador, pues tan sólo en ese sector fundamental para la población detectó desvíos que rebasan ampliamente los mil 126 millones de pesos.

Los auditores de la Federación distribuyen el daño a la hacienda pública del sector salud y muestran “un probable daño o perjuicio o ambos a la Hacienda Pública Federal por un monto de 803,482,921.58 pesos (ochocientos tres millones cuatrocientos ochenta y dos mil novecientos veintiún pesos 58/100 M.N.), más los intereses generados desde su disposición hasta su reintegro en la cuenta bancaria del fondo, por transferir recursos del Fondo de Aportaciones para los Servicios de Salud 2013 a una cuenta bancaria que administra recursos distintos del fondo”, destaca el documento.

Adicionalmente, se advierte otro probable daño a la hacienda pública por 21 millones 620 mil 389.94 pesos por “haber destinado recursos del Fondo de Aportaciones para los Servicios de Salud 2013 para el pago del Impuesto Sobre Erogaciones por Remuneraciones al Trabajo Personal, concepto no autorizado a financiarse con estos recurso”.

Adicionalmente, los auditores observan que el gobierno michoacano ejerció solamente  el 87.8 por ciento de los 2 mil 462 millones 378 mil 700 pesos que le fueron destinados al sector, por lo que “a dicha fecha existieron recursos no devengados por 301,058.3 miles de pesos (301 millones 58 mil 300 pesos), que representó el 12.2 por ciento del total de los recursos federales enviados a la entidad.

Por otra parte, el documento revela también un preocupante crecimiento de la ineficiencia en la atención al público, pues “el porcentaje de unidades médicas que contaron con aval ciudadano en la entidad en 2013 fue del 81.1%, y en 2012 del 91.9%, lo que representó un decremento de 10.8 puntos porcentuales (p.p.) y un aumento en la ineficacia. La meta es que todas las unidades médicas cuenten con aval ciudadano y, a medida que las entidades se acerquen a dicha meta, aumentará su eficacia en dicho indicador”, advierte la ASF.

(El informe completo en http://www.asf.gob.mx/Trans/Informes/IR2013i/Documentos/Auditorias/2013_0771_a.pdf.)