MORELIA, Mich., 7 de noviembre de 2013.- Para resolver la crisis de violencia que vive Michoacán, las autoridades deberían utilizar la estrategia que el ex presidente  Felipe Calderón Hinojosa aplicó en Ciudad Juárez, que ha dejado de ser la ciudad más peligrosa de mundo, señaló el general Luis Enrique Montenegro, ex subdirector de la Policía Nacional de Colombia (PNC) .

En entrevista concedida al diario Milenio, que hoy reproduce en su página digital, el colombiano considera “que el modelo que implantó el gobierno federal el sexenio pasado es valioso y, con modificaciones, se debe aplicar en Michoacán”.

El también ex jefe del general Oscar Naranjo y actual asesor del presidente Enrique Peña Nieto, se pronunció por medidas extraordinarias que incluyan el “toque de queda” en las regiones más peligrosas del estado.

Advirtió que el mayor riesgo en Michoacán son los grupos de autodefensa y su posible alianza con el narcotráfico, lo que derivará en una situación tan grave como en Colombia, donde estuvieron a punto de tener un Estado fallido.

La estrategia del gobierno anterior en Ciudad Juárez consistió en siete ejes: patrullajes de Policía Federal y Ejército las 24 horas; corredores seguros, y Centro de Emergencia y Reacción Inmediata. Además, operativos para verificar giros negros y a quienes los frecuentaban para evitar armas y drogas; cero tolerancia a vehículos sin placas, robados o con vidrios polarizados; atención a secuestro y extorsión; programas sociales y a atención a adictos.

Montenegro dijo que las autoridades tienen que fomentar la denuncia ciudadana para capturar a jefes de las organizaciones delincuenciales, pero deben hacerlo mediante un programa de recompensas. Mientras no haya detenciones importantes, no se abatirán los índices delictivos, dijo.

A continuación la entrevista de Milenio

—Hay quien dice que Michoacán puede convertirse en estado fallido…

—Es grave el incremento de los homicidios, el surgimiento de los cárteles que están haciendo de las suyas; sin embargo, lo más grave son las llamadas policías comunitarias o autodefensas. Eso indica que no hay presencia del Estado, hay temores y por eso la gente se está armando. Pienso que lo más importante es evitar que vaya a ocurrir algo como en Colombia.

“Se debe aplicar lo que se hizo en Ciudad Juárez, cuando los homicidios eran graves; incrementar la presencia del gobierno federal con la Policía Federal junto con la Sedena. La recuperación del puerto clave que es Lázaro Cárdenas ayuda a controlar el problema.

“La gran preocupación que debe tener el gobierno federal es cómo lograr mayor presencia del Estado para evitar las autodefensas. Esto es lo más grave que afecta al gobierno actual. A nosotros nos trajo mucho problema eso de las autodefensas, porque muchos miembros de la fuerza pública las aceptaron y realizaron operaciones con ellos, ocasionando muchas muertes. Ese afectó la imagen del país.

“Sin embargo, hay que tomar medidas de excepción. Por ejemplo, el toque de queda, que se controle el consumo de alcohol y un control de vehículos, como en Colombia. Aparte de esas medidas, que son represivas, hay que atender la situación social. Cómo están los jóvenes, el desempleo, el maltrato familiar. Hay que combatir las adicciones, sobre todo entre jóvenes; hay que mirar también esa parte social a la par que se está golpeando a los delincuentes. Y se debe fortalecer la presencia del gobernador (Fausto Vallejo).

—En México no se da a conocer con frecuencia la captura de cabecillas…

—Si se captura a esa gente y no se muestra a la ciudadanía, la población tendrá la percepción de inseguridad; hay que mostrarlos, es como un testigo de que se ha hecho la labor, de lo contrario esa labor es anónima y callada.

—Sería la parte negativa de la denominada nueva estrategia…

—En Colombia es lo contrario. Cualquier mafioso se presenta a la ciudadanía; es importante mostrar resultados sin apología.

—Dijo que sería conveniente aplicar en Michoacán un modelo parecido al de Juárez…

—Recuerde que en Juárez la situación era grave: homicidios de jóvenes, mujeres, policías, carros bomba. Era algo crítico. Entonces el gobierno de Calderón envió al Ejército, envió a la Policía Federal. Eso ayudó y se hizo un control de las policías estatales y municipales, se atacaron giros negros, hubo una presencia permanente, las 24 horas, de federales y militares.

“Ahora desapareció Ciudad Juárez de las noticias malas. Nadie habla de ahí por aumento de homicidios; al contrario, se fortaleció la democracia y la ciudadanía puede salir de noche. Pienso que el modelo que implantó el gobierno federal en Juárez es valioso. Con modificaciones, pero se debe aplicar también en este momento en Michoacán.

—¿Se corre el riesgo de que las autodefensas se unan a los cárteles?

—¿Cuál ha sido el problema de Colombia? Que bandas criminales, guerrilla y autodefensas han tenido apoyo del narco. Por eso la gente tiene plata. Si el narco apoya a las autodefensas será un problema grave para México. Hay que agotar todos los recursos para que eso no ocurra, no hay que dejar crecer el fenómeno, porque sería otro valor agregado para el narco.