PURUÁNDIRO, MICH. 02 de septiembre de 2013.- Vecinos de la comunidad de San Lorenzo del municipio de Puruándiro decidieron no permitir la entrada a la escuela José María Morelos a los profesores por faltistas e impuntuales, por lo que piden al Gobierno del Estado maestros comprometidos con los niños, mientras tanto jóvenes egresados de bachillerato los apoyan de manera voluntaria para dar clases.

San Lorenzo comunidad ubicada a 20 kilómetros de la cabecera municipal de Puruándiro, decidió tras una asamblea que los profesores faltistas ya no regresen a dar clases a la escuela, por lo que pidieron a la directora que ya no utilice la casa ejidal que se le había asignado.

En entrevista con el presidente de la mesa directiva de la escuela José María Morelos, Juan Carlos Orozco Orozco, afirmó que está decisión la tomaron desde el pasado 23 de agosto, tras llegar a un acuerdo no sólo de padres de familia sino de todo el pueblo por lo que decidieron cerrar el centro educativo a los profesores por faltistas e impuntuales.

“Estamos hartos de esta situación que ya tiene más de 15 años,  llegan profesores nuevos y hacen lo mismo, en ocasiones no vienen o llegan tarde, no les prestan atención a los 250 niños que están inscritos en la escuela” explicó Juan Carlos Orozco.

En este sentido afirmó que en total son 11 maestros lo que están en la escuela José María Morelos, ellos decidieron apoyar las manifestaciones de la Coordinadora Nacional de Trabajadores de la Educación (CNTE) en el Distrito Federal ante lo cual pidieron que sólo acudieran la mitad y los demás dieran clases,  lo que no respetaron.

“Invitamos a los maestros a que dieran clases, sabemos que ellos tienen su lucha y la respetamos, pero lo que no aceptamos es que dejen a los niños sin clase, eso no lo vamos a permitir” dijo Orozco Orozco.

Los padres de familia se han organizado para evitar que regresen los maestros a dar clase a la escuela, por lo que hacen guardias diariamente en inmediaciones del plantel educativo, ya que dicen les impedirán el paso.

Ante tal situación el pasado viernes 30 de agosto decidieron que jóvenes que egresaron del bachillerato y que decidieron ser voluntarios estuvieran al frente de los grupos, esto con la finalidad de que los menores no pierdan más  días sin clases.

Nancy Alcaráz egresada de la Universidad Michoacana de San Nicolás de Hidalgo (UMSNH) de la Licenciatura en Contaduría y que se encuentra a cargo del grupo de segundo año afirmó que necesitan a maestros con buen perfil que quieran realmente ayudar a los niños.

“Este es el segundo día de clases, el  pasado viernes me di cuenta que a pesar de que los niños están en segundo grado algunos no saben leer, por el descuido que han tenido los maestros que les daban clases” explicó la joven.

Dijo que todos los voluntarios son jóvenes de la comunidad quienes suplen a los profesores y todos son egresados del bachillerato, además de que el Gobierno del Estado los ha olvidado por qué no les llegan los útiles escolares ni libros, por lo que han pedido los que tenían el año pasado para comenzar las clases.