MORELIA, Mich., 12 de marzo de 2016.- El cardenal Alberto Suárez Inda realizó una visita al Centro Penitenciario de Alto Impacto, para colocar la primera piedra de lo que será la casa de oración para unos 900 internos que se encuentran recluidos en este lugar.

Acompañado por el subsecretario de Prevención y Reinserción Social, Alejandro Montiel Villaseñor, Gerónimo Color, gerente estatal de Liconsa y por Germán Oteiza, presidente del Grupo de Oro, monseñor Suárez Inda realizó un recorrido previo del Centro Penitenciario de Alto Impacto.

Ahí mismo, el jerarca católico recordó a los internos que la palabra de Dios no está encadenada y apeló a las epístolas del apóstol Pablo que señal que la verdadera libertad está más allá de toda limitación y reclusión.

Los convocó que a pesar de estar tras las rejas no perder la esperanza y acudir a la oración para fortalecer el espíritu y a su familia.