MORELIA, Mich., 7 de julio de 2015.-  El Centro de Readaptación Social (Cereso) David Franco Rodríguez, de la capital michoacana, actualmente alberga a mil 637 personas, entre hombres y mujeres, de una población de mil 749 que puede albergar, es decir, está a 93 por ciento de su capacidad.

Flor Elena Lika Milian, encargada del Despacho de la Dirección del Cereso aseveró que actualmente hay mil 527 hombres, 111 mujeres recluidos, además de 14 menores que se encuentran en la estancia infantil. El área varonil tiene capacidad para recibir a mil 584 internos mientras que el de las mujeres a 165.

Refirió que en el caso de las mujeres, los principales delitos por los que están en prisión son por infanticidio, en algunos casos; delitos contra la salud y robo.

Manifestó que desde hace tres años que se llegó a la dependencia junto con otras personas y se comenzó a atender el tema de las problemáticas que enfrentaban mujeres, se realizaron convenios con diferentes instancias de gobierno como la Secretaría de Cultura y Secretaría de la Mujer, a partir de ello se iniciaron trabajos con las internas que, indicó, se encontraban abandonadas y sin actividades.

“Ha estado a la par lo laboral con lo recreativo como no lo marca el Programa de Reinserción Social, que es la encomienda que tenemos nosotros de trabajar para ellos y que obviamente el interno o la interna estén en menos posibilidades de volver a delinquir”.

Lika Milián aseveró que han tomado en cuenta la unión de diferentes ejes como trabajo, salud, educación, deporte y la cultura. Sobre estrategias de apoyo para mujeres que no cuentan con familia, indicó que se trabaja con la Arquidiócesis y se hizo un programa de reencuentro con los familiares: “Hay algunas personas que obviamente sus familias están fuera de Michoacán y se recabaron fondos para poder traerlos a Michoacán.

“Existen muchas que están abandonadas y el hecho de acercarlos un poco, por lo menos ya tienen comunicación vía telefónica; no es posible que las visiten tan frecuentemente por la economía, la mayor parte de la población es de economía muy baja y con este proyecto lo que se está intentando es que pudiera haber ese acercamiento para que en el momento de la salida ya pudieran ellas tener a dónde llegar”.

El proceso de reincorporación de las mujeres es variado, pero se le dan las herramientas y las bases para que al salir tengan cómo obtener su sustento y no regresen a prisión, pero por el contexto y la descomposición social delinquen de nuevo, pero otro porcentaje también se dedica a actividades lícitas y estable emocionalmente.