MORELIA, Mich., 17 de julio de 2014.- A 48 horas de que el albergue La Gran familia fuera cateado y clausurado, la directora del DIF nacional, Laura Vargas Carrillo, informó que a partir de ya la institución asumió la custodia de los 458 menores violentados que se encontraban bajo el resguardo de Rosa del Carmen Verduzco.
Además, aseguró que la institución trabajará en la búsqueda de acelerar los procesos de adopción para aquellas personas que muestren sensibilidad ante esta desgracia y opten por la adopción de alguno de los pequeños.
Durante un breve mensaje, la funcionaria indicó que la acción corresponde a la determinación del Ejecutivo federal, quien dio indicaciones precisas buscar lugares adecuados para los infantes, donde se contemplan albergues del DIF en otras entidades que tengan la capacidad de ofrecer un mejor nivel de vida para los menores.
Señaló que se trabaja en agilizar los trámites para la entrega de los menores a sus padres, previo proceso de identificación con pruebas de ADN.
Por su parte, Rodrigo Archundia Barrientos, de la Seido, informó que hasta el cierre de este día, la dependencia había recibido un total de 90 denuncias por parte de los padres de familia.
Aseguró que la institución está llevando las investigaciones con sumo cuidado, tratando de cuidar la integridad de los denunciantes, a quienes llamó “héroes anónimos”.
Expuso que por el momento, las diligencias para determinar la responsabilidad de los presuntos responsables, sigue en curso.
En tanto, el gobernador del Estado, Salvador Jara manifestó que no hay palabras para describir los sucesos ocurridos en la casa del horror y lamentó que hoy se den a conocer casos de infantes que nunca conocieron la calle.
Comentó que a la brevedad posible se hará el traslado de menores y se buscarán las mejores condiciones para ellos.