MORELIA, Mich., 15 de septiembre de 2015.- Como cada año, después del trágico 15 de septiembre de 2008, familiares de las ocho personas que fallecieron en el ataque con granadas acudieron al primer cuadro de la capital michoacana para depositar un arreglo floral en memoria de quienes ya no están.

Con miradas tristes y en un entorno nostálgico, la plaza Melchor Ocampo quedó en silencio, el cual solo era interrumpido por el sonido del agua de la fuente y el de las campanas de la Catedral moreliana.

A siete años, las heridas provocadas tanto por las esquirlas como por la memoria de los seres queridos, se hacen presentes y por instantes la mirada se torna ausente y los ojos se les llenan de lágrimas.

Arreglos florales, veladoras, fotografías y recuerdos se hicieron presentes en la plaza, en las inmediaciones del sitio donde hace ocho años impactaron las granadas y tiñeron de luto a Michoacán.