MORELIA, Mich., 8 de octubre de 2018.- Investigadores especialistas en derecho a la información y protección de datos personales advirtieron el riesgo que implica la vulneración de la Lista Nominal del Instituto Nacional Electoral (INE), que contiene datos de 3 millones 233 mil 433 michoacanos, información que podría ser utilizada con fines comerciales e incluso por el crimen organizado para ilícitos.

El Instituto Nacional Electoral interpuso una denuncia en contra de quien resulte responsable después de que se identificara la oferta de una base de datos en un sitio de ventas por internet que corresponde a una copia de la Lista Nominal de Electores del año 2015, año en que se hallaron enlistados 3 millones 233 mil 433 michoacanos.

En entrevista con Quadratín, Monserrat Olivos Fuentes, doctora en derecho, especialista en derecho a la información, transparencia, rendición de cuentas y protección de datos personales, hizo notar que la vulneración del padrón electoral se ha puesto en evidencia ya en varias ocasiones desde 2010, por lo que es impostergable la incorporación de mayores mecanismos para blindar la información privada de los mexicanos enlistados.

“En 2010 recordemos la venta de las bases de datos en Tepito; volvió a generarse en 2012, 2013 y 2016, y nuevamente lo vemos en una tienda electrónica donde estaban a la venta datos de más de 85 millones de personas en todo el país que nos encontramos dentro del padrón”, comentó la también colaboradora, en distintas ocasiones, de la Universidad Michoacana de San Nicolás de Hidalgo.

Al señalar que entre los datos enlistados en el padrón de electores generalmente se encuentran nombres, domicilios, Clave Única de Registro de Población y clave de elector Advirtió que en el menor de los perjuicios podrían ser utilizados con fines de publicidad bancaria o de cadenas de telefonía celular, pero que también pueden llegar a manos del crimen organizado y exponer la integridad de los ciudadanos.

“Si consideramos que está nuestra edad, domicilio, e incluso serían expuestas nuestras filiaciones parentales, sin duda que está información tiene un gran valor, en un caso radical, y que es el más peligroso, para el crimen organizado, o con fines comerciales, para bancos o aseguradoras con fines de publicidad”, expuso Olivos Fuentes, actualmente investigadora del Departamento de Derecho de la Universidad de Guanajuato.

La académica destacó la necesidad de que la autoridad electoral replantee la importancia de los datos personales frente a la sistemática vulneración de que han sido objeto en los últimos años, y en ese sentido, de una reconsideración de la pertinencia de que los partidos políticos tengan consigo estás bases de datos de millones de mexicanos.

“El sistema electoral mexicano ha estado en permanente reconstrucción para tratar de corregir insuficiencias en las jornadas electorales, y se ha dejado de lado proteger nuestra información que es de gran valía porque en esta base de datos de manera muy actualizada dónde estamos, dónde vivimos, si cambiamos de residencia”, expuso.