MORELIA, Mich., 12 de agosto del 2020.- De entrada, sostiene su perfil humilde y asegura que no se siente iluminado ni trae la varita de las soluciones.

Pero aclara que, a diferencia de otros, él no llega con promesas; propone construir una agenda conjunta, de la mano de la sociedad, que atienda los principales ejes que reclama Michoacán.

“Sin una alianza con los ciudadanos, será difícil sacar a Michoacán adelante”, asevera.

Es Valentín Rodríguez, el dos veces alcalde de Tacámbaro, diputado local y próspero empresario del ramo aguacatero.

No intenta confrontar ni ser contestatario, pero sí aclara que como ya está en la vitrina, aguanta cualquier escrutinio público.

Y de antemano, dice a los michoacanos que nunca ha pisado una cárcel; que nunca ha tenido una orden de aprehensión ni ha estado sujeto a alguna investigación policial.

“No tengo nada qué ocultar, soy absolutamente transparente. Solo he sido difamado, pero así es esto de la política. Nunca, nadie, ha probado sus dichos”, confiesa.

Valentín Rodríguez vuelve a levantar la mano y pide al PRI, su actual partido, que se le incluya en la lista de posibles cartas para la candidatura al Gobierno del estado una vez que se consoliden las reglas y condiciones de la alianza.

En una plática con Quadratín, reconoce que quizá no es el mejor, pero sí el más valiente para levantar la mano y encabezar los esfuerzos de sociedad y partidos en la construcción de una agenda común y un gobierno de coalición.

Desde ya, Valentín adelanta que la alianza no solo debe ser de emblemas, tampoco solo para vencer a Morena, sino para construir un nuevo modelo de desarrollo para el Estado.

Sabedor del terreno que pisa, Valentín Rodríguez puntualiza que la única vía para Michoacán es la constitución de un gobierno que sepa generar riqueza, de la mano de los empresarios.

Prevé los escenarios del Covid 19 y sus secuelas económicas que ya afectan a varios sectores de la entidad.

“Más allá de todo, el Gobierno debe procurar y preocuparse por que el michoacano tenga un plato de comida en su mesa, que cuente con un sistema adecuado de salud, que tenga un empleo que le pague lo justo y un sistema de seguridad que le brinde confianza”, manifiesta.

El aguacatero, quien recientemente abrió un nuevo empaque que ofrece 700 nuevos empleos en plena pandemia, recuerda que hay un 30 por ciento de ciudadanos indecisos, que está a la espera de nuevas ofertas políticas, que está desilusionado del político tradicional.

Ahí, dice, hay que trabajar para integrarlos a la agenda ciudadana, que sean copartícipes en la elaboración de un nuevo proyecto de desarrollo.