CIUDAD DE MÉXICO, 10 DE NOVIEMBRE DE 2020.- El diputado federal, Ignacio Campos Equihua señaló que para el 2021 se proyecta un Presupuesto de Egresos de la Federación (PEF) balanceado y sensible, que atienda la emergencia sanitaria e impulse la recuperación económica; pero sobre todo, que refuerce la atención social de los grupos más vulnerables del país y que invierta en el desarrollo de la niñez y la juventud.


De acuerdo con un comunicado de prensa, de cara a la discusión del Presupuesto que se realizará este martes, el también secretario de la Comisión de Presupuesto y Cuenta Pública destacó que son varias las circunstancias que hacen que las perspectivas económicas en el corto y mediano plazo, pongan restricciones importantes en las capacidades de los países emergentes; señalando que México no sería la excepción y el Presupuesto del 2021 debe responder a estas circunstancias.


“El brote y posterior evolución del COVID-19 que ocurrió en un entorno externo de por sí complejo, con una marcada desaceleración sincronizada de las principales economías del mundo que estaba en marcha desde 2019; aunado a las restricciones de movilidad impuestas por los gobiernos para proteger a la población -debido a las medidas sanitarias por la pandemia-, generaron una gran contracción que nos afectó a todos en el planeta”.


Campos Equihua dijo que gracias a las políticas públicas de austeridad implementadas por el Gobierno de México, “se pudo hacer frente a la grave crisis económica y sanitaria por la que atravesamos”; por lo que hubo un incremento al gasto en Salud para atender la emergencia sanitaria y, se asignaron mayores recursos para atender las necesidades de desarrollo social y económico, con el fin de apoyar la economía de personas y empresas.


Finalmente, Ignacio Campos dijo que espera mayor sensibilidad de sus compañeros diputados de las distintas fracciones parlamentarias, toda vez que no se trata de caprichos, como ellos lo han externado en distintas ocasiones; sino de hacer un Presupuesto de Egresos que responda al rápido restablecimiento de la economía en el corto plazo y sin adquirir más deuda pública, con el fin último de potenciar la calidad de vida de los mexicanos.