SENGUIO, Mich., 28 de septiembre, 2020.- “En Michoacán muchas mujeres llevamos años trabajando en la política, pero parece que es un pecado decir que queremos ser tomadas en cuenta”, sostuvo la militante de Morena, Selene Vázquez Alatorre, quien agregó que a pesar de ello hasta ahora se habla de la posibilidad de que una mujer pueda ser gobernadora.


De acuerdo con un comunicado de prensa, en un recorrido por el oriente michoacano, la exdiputada local se reunió primero en Tuxpan con María de la Luz Núñez, quien fuera candidata a la gubernatura por Morena en el 2015, y posteriormente sostuvo un encuentro con un grupo de habitantes del municipio.


Más tarde, en Senguio, Vázquez Alatorre fue recibida por el Colectivo de Mujeres, ante quienes expuso cómo considera que debe ser un gobierno emanado de Morena, que implique la esperanza de que cambie el rumbo en Michoacán.


Acompañada por la diputada federal Ana Lilia Guillén, la exsenadora afirmó que es tiempo de quitar del gobierno del estado a “quienes roban a manos llenas, que se enriquecen y hacen de los recursos públicos un negocio entre cuates”.


Agregó que en Michoacán, las mujeres “podemos, queremos y estamos preparadas para lograr el cambio y debemos ser respetadas, no descalificadas a priori, porque el poder es para compartirse y no para repartirse entre los amigos”.


Selene Vázquez insistió en que el poder lo otorga el pueblo y es a él al que debe beneficiar, buscando justicia social tanto para mujeres como para hombres.


Añadió que a pesar de que en el estado hay muchas mujeres que llevan años trabajando, es hasta ahora cuando se habla de una posibilidad factible de que Michoacán sea gobernado por una mujer.


En ese sentido, enfatizó que lo que el estado requiere es una persona que tenga cercanía con la gente, que conozca todo el territorio michoacano, que tenga buena comunicación con el gobierno federal y, para el caso específico de Morena, que sea interno y respete a la militancia.


Señaló que en regiones como el oriente michoacano se requiere un mayor impulso al campo para aprovechar el enorme potencial que se tiene, gestionando beneficios directos y eliminando prácticas de corrupción como los “moches”.