MORELIA, Mich., 17 de octubre de 2019.- Los más de 100 días de vacaciones que se toman anualmente los diputados se reducirían a 30, en dos periodos, del primero al 15 de enero y el segundo del primero al 15 de septiembre, de prosperar la iniciativa presentada por el diputado Baltazar Gaona.

El ajuste se haría al segundo periodo de sesiones del año legislativo para que se alargue del 15 de enero al 31 de agosto, el cual inicia actualmente en febrero, aunque no hay un día determinado por lo que puede ser el 2 o el 28 y concluye el 15 de julio.

Desde la tribuna, el legislador señaló que son un exceso los periodos de receso legislativo, casi cuatro meses ya que son dos, del 15 de julio al 15 de septiembre, todo enero y buena parte de febrero.

Recesos tan prolongados hacen del proceso legislativo para dictaminar las iniciativas presentadas, un camino tortuoso y difícil de transitar, por lo que se tiene un rezago de alrededor de 300 iniciativas pendientes de dictaminar.

“Los argumentos por los cuales estas iniciativas no se han dictaminado son variados y van desde la inconveniencia de abordar el dictamen de la iniciativa por no lesionar intereses personales o de grupo y hasta la falta de acuerdo político.

“De esa manera es que gradualmente se van acumulando iniciativas pendientes por dictaminar, y aunque entiendo que no todas son procedentes por las deficiencias que pudieran presentar, también me es claro que a toda iniciativa debe recaer un dictamen”, indicó.