MORELIA, Mich., 10 de octubre de 2019.- Para evitar todo acto discriminatorio durante los procedimientos jurisdiccionales cuando una familia se desintegra, ya sea de un matrimonio o de un concubinato, la diputada Araceli Saucedo propone una modificación al Código Familiar para que se elimine la limitante de tiempo que se impone en el concubinato para reclamar derechos.

La legislación familiar, actualmente es limitativa en cuanto a los derechos dentro del concubinato, ya que el cónyuge que tenga derecho a pedir los alimentos, solo pueda hacerlo durante el año siguiente a la cesación del concubinato.

Está limitación, señala la legisladora por el distrito de Pátzcuaro carece de sustento jurídico, respecto a la imprescriptibilidad e irrenunciabilidad que la propia legislación señala respecto a los alimentos y que pueden ser reclamados en cualquier momento e incluso de manera retroactiva.

Es cierto que el matrimonio y el concubinato son instituciones similares y que existan diferencias jurídicas entre estas, pero no se puede dejar pasar desapercibido que tratándose de los alimentos es un derecho reconocido y asimilado entre las dos figuras.

Por ello su propuesta es que se reforme el artículo 312 para que se establezca que ese derecho podrá ejercitarse en cualquier momento. Se regirá al concubinato de acuerdo a los derechos y obligaciones inherentes a la familia, en lo que le fuere aplicable.