MORELIA, Mich., 15 de noviembre de 2020.- Declarar como poblaciones históricas a Carácuaro, Jungapeo, Charo, Jiquilpan, Morelia, Nocupétaro, Pátzcuaro, Tzintzuntzan, Uruapan, Zamora y Zitácuaro, propuso el diputado Octavio Ocampo.

El objetivo sería gestionar recursos para su desarrollo como se hace con los pueblos mágicos ya que la Ley de Desarrollo Cultural señala en el artículo 19, que se consideran integrantes de nuestro patrimonio cultural estatal, entre otros, a las poblaciones históricas, pero que hasta ahora no tienen ese distintivo.

El diputado del Partido de la Revolución Democrática señaló que la Ley de Desarrollo Cultural debe estar ligada a la Ley de Turismo para que se pueda establecer una sinergia entre el patrimonio cultural y las actividades de turismo que deben promoverse, a fin de que el turismo se convierta en la actividad económica palanca del desarrollo del estado.

Al presentar una iniciativa de ley ante el pleno de la 74 Legislatura del Congreso del Estado señaló que la Secretaría de Turismo es la encargada del Padrón del Patrimonio Turístico del Estado, que permita contar con información para la elaboración de planes, proyectos y programas adecuados para el fomento y la promoción del turismo, pero esto depende de la planeación de desarrollo de las actividades económicas que tenga el municipio.

Es decir, esas atribuciones corresponden más al ámbito de la planeación municipal y algunos municipios claramente tienen vocación turística, pero otros no, motivo por el que considera que la estrategia más sencilla y que traería mejores resultados es la promoción de la actividad turística se potencialice en el marco de lo ya disponible y que responde a esas vocaciones naturales e históricas y que están plasmadas en las leyes, indicó.

La propuesta se da en dos vías, por un lado, promoviendo e impulsando las acciones necesarias en materia presupuestal, con el objeto de garantizar la permanencia y el fortalecimiento de los denominados Pueblos Mágicos y de los Municipios Históricos y por otro, estableciendo que el primero de febrero sea día inhábil y sirva para hacer turismo estatal, cuando inicia el año purépecha.