MORELIA, Mich., 22 de abril de 2018.-    Cárcel y “muerte civil” a políticos corruptos señaló Ricardo Anaya Cortés, candidato a la presidencia del país por la coalición Por México al Frente como parte de su estrategia para abatir la corrupción.

Luego de criticar que el resto de los aspirantes a la primera magistratura de México, en particular Andrés Manuel López Obrador, abanderado de la coalición Juntos Haremos Historia, carecen de proyectos viables y concretos en la materia, Anaya Cortés expuso que de obtener el triunfo en las urnas el próximo 1 de julio sancionará con cárcel y muerte civil a los funcionarios que sean sentenciados por corrupción.

Explicó que los políticos corruptos no sólo serán encarcelados, sino imposibilitados de manera permanente para ocupar un cargo público, lo que denominó como “muerte civil”.

Agregó que estas acciones serán acompañadas por el retiro del fuero, actualmente aprobada por los diputados federales y que aún debe pasar por el senado y los congresos estatales, así como por la creación de una fiscalía general y otra anticorrupción independientes del Poder Ejecutivo federal, para así, de ser preciso, perseguir al presidente.

Reiteró que se enfocará en que la regla que indica que “los políticos corruptos siempre se salen con la suya”, será sustituida bajo su mandato por una nueva regla que sea “el que la hace la paga”.

Aseveró que es fundamental para el cumplimiento de estos objetivos que el fiscal anticorrupción sea autónomo, y no designado por el presidente del país, como propuso Andrés López Obrador, candidato a la presidencia por la coalición Juntos Haremos Historia, al tiempo que no se deja a cargo de los legisladores partidistas, quienes “no se han puesto de acuerdo porque el Partido Revolucionario Institucional (pri) ha querido un fiscal a modo”.