MORELIA, Mich., 12 de enero de 2019.-A quince días de haber abandonado la prisión, el ex gobernador, Jesús Reyna aseguró que los odios y rencores “se quedaron allá, no así los agravios, que persisten y serán combatidos”.

Durante un encuentro con amigos, ex colaboradores, todos ellos priísta, Jesús Reyna dijo que la etapa de las burlas y los señalamientos contra los reynistas, quedó atrás.

Y tras declararse en buen estado de salud, el también exdirigente del PRI michoacano convocó a su grupo político a retomar el trabajo, a mirar bien hacia adelante y a seguir en la búsqueda de mejores condiciones para todos.

“Tenemos que trabajar de manera diferente, ver las cosas de manera diferente, para tener resultados diferentes”, declaró ante el micrófono.

“No me refiero como partido, me refiero a que hay que trabajar como ciudadanos, que estamos preocupados por buscar el bien común, aunque sea una frase muy panista”, señaló.

Y luego de pasar más de cuatro años en prisión, acusado de presuntos vínculos con el crimen organizado, Jesús Reyna se dijo emocionado y sostuvo que “la etapa negra ya pasó”.

“Ya pasó el negro amanecer y tenemos que aprovechar el día”, exhortó.

Físicamente repuesto, el exsecretario de gobierno durante los mandatos de Ausencio Chávez y Fausto Vallejo, manifestó su beneplácito por los logros políticos obtenidos por su allegados durante su ausencia.