MORELIA, Mich., 13 de febrero de 2020.- Empresas a cargo de la rehabilitación de las vías laterales de la avenida Madero Poniente presentaron rezago en la realización de los trabajos, lo que implica el riesgo de asignación de los proyectos a contratistas procedentes de otros municipios o estados, reconoció Humberto Arróniz Reyes, secretario del Ayuntamiento.

Luego de la reunión sostenida con vecinos inconformes con el proyecto, autoridades municipales y Miguel Ángel Sandoval Rodríguez, delegado en Michoacán de la Secretaría de Desarrollo Agrario, Territorial y Urbano (Sedatu), para abordar la problemática, Arróniz Reyes mencionó que se detectó “poca actividad” durante la semana anterior en la zona.

Ello motivó que Raúl Morón, alcalde de Morelia, recriminara una “cierta” indolencia de empresas ante el esfuerzo por captar las obras para contratistas locales.

Explicó que esto puede derivar en que los trabajos sean asignados a empresas procedentes de otras entidades, además del malestar de los vecinos y usuarios de las vialidades intervenidas, que deberán experimentar las incomodidades ocasionadas por las labores por un lapso mayor al programado.   

Indicó que en las inmediaciones del camino que conduce a La Mintzita se encontraron tramos abandonados que “ahora parece que se atienden con más fuerza, pero no se movían las máquinas”.

Refirió que es necesario escuchar a los vecinos y “ser sensibles a sus demandas, especialmente cuando son justas, porque no hay cosa que moleste más a los ciudadanos que se inicien obras y se abandonen”.

Respecto de las propuestas del delegado en Michoacán de la Sedatu para atender la inconformidad de los vecinos, especialmente por la instalación de una ciclovía y la disminución de los espacios de estacionamiento, Arróniz Reyes señaló que “no voy a opinar sobre lo dicho por el delegado de la Sedatu, ellos tienen la facultad para hablar con las empresas y apurarlas o hacer modificaciones que no afecten al proyecto general.

Recordó que se realizó la contratación de cuatro empresas para intervenir alrededor de cuatro kilómetros de vías laterales para reducir de aproximadamente ocho meses a poco más de tres meses la ejecución de los trabajos.

“Espero que no se nos vayan de la mano los tiempos y que si no es en la fecha señalada por el delegado de la Sedatu, 10 de marzo, cuando se abra a la circulación el carril izquierdo de la vialidad, sea una cerquita”, mencionó.