MORELIA, Mich., 4 de septiembre de 2016.- Las políticas públicas sobre el uso de drogas debe basarse en la ciencia, los derechos humanos y los principios de salud pública, concluyeron los diputados del Partido de la Revolución Democrática de 24 estados del país, durante el encuentro que tuvieron en esta ciudad.

En una de las cuatro mesas de trabajo, la de Seguridad pública y nueva política de drogas, coincidieron en la necesidad de reconocer el fracaso de la política prohibicionista y de aprender de la política regulatoria del alcohol y el tabaco, aunque la regulación no es una solución mágica para todo.

Los legisladores perredistas de diversos estados del país concluyeron también que el cambio debe entenderse como un proceso cauteloso y gradual, no como una revolución, por lo que se debe iniciar un estricto proceso de escrutinio y evaluación de las políticas de drogas, basado en indicadores de desempeño.

En ese proceso es indispensable promover protocolos de seguridad con base en el respeto a los derechos humanos y eliminar el populismo punitivo de las normas vigentes.

A esas conclusiones llegaron los diputados del PRD a partir de las reflexiones que hicieron sobre la legalización del uso de la mariguana para evitar la criminalización de adictos y poseedores de la droga.

El acuerdo fue la realización de encuestas para lograr la legitimación para lograr la regulación del consumo de la Cannabis con fines medicinales y recreativos.