ZITÁCUARO, Mich., 19 de agosto de 2018.- Ningún empleado será despedido como consecuencia de la nueva reingeniería de la administración pública en la que está trabajando el gobernador Silvano Aureoles, pero probablemente algunos sí tendrán que ser reubicados, afirmó el gobernador del estado, Silvano Aureoles.

“No estamos pensando en el despido sino en volvernos eficientes”, señaló el jefe del Ejecutivo estatal quien señaló que hay dependencia que tienen un presupuesto de 20 millones de pesos anuales y se van en puro gasto de servicios personales y no hacen nada en beneficio de la gente.

“En eso estamos trabajando; para que tenga más recursos para inversión productiva, para programas sociales, para generar empleo, en eso es en lo que estamos trabajando pero no pensando en despedir personas”.

Sin embargo, aceptó que sí habría que reubicar a algunos trabajadores y para ello se dialogará con el Sindicato de Trabajadores al Servicio del Poder Ejecutivo (Staspe) para que no ocurra lo que en la Secretaría de Salud donde hay avances importantes, pero si un pequeño grupo de trabajadores se queja, con justa razón, de que no se les paga oportunamente, se opaca el trabajo realizado en favor de los ciudadanos.

El mandatario estatal indicó que la nueva reingeniería administrativa está enfocada a la revisión de programas y procesos porque de nada sirve únicamente cerrar dependencias si no se revisa lo que están haciendo y señaló que estaban manejando alrededor de 860 programas, cantidad con la que es imposible ser eficiente.

Señaló que si ese universo de programas se reduce a 20 o si se dejan dos por dependencia se estaría hablando de 30, cantidad que es manejable, además de que se puede cuidar que el recurso asignado efectivamente les llegue.

“La lista de programas es enorme, se les ponen cantidades de dinero ahí nada más para mantenerlos y luego, o no alcanza para nada ese recurso, o a veces no se les da durante todo el año, eso no nos ayuda a ser un gobierno más eficiente, de tal manera que nos estamos yendo a fondo en toda la revisión que yo espero una vez pasado lo del informe entre en operación”.

Aureoles indicó que la nueva reingeniería administrativa en la que se trabaja es con el objetivo de mantenerse en la línea de austeridad que se ha seguido desde que inició su gobierno para logar reducir el déficit de siete mil millones de pesos, el cual se ha contenido, pero no se ha logado reducirlo para lograr tener finanzas sanas.