MORELIA, Mich., 26 de septiembre de 2018.- En tanto no se solucione el problema de déficit financiero que supera los cinco mil 500 millones de pesos, la crisis económica de Michoacán no se solucionará, advirtió el gobernador del estado, Silvano Aureoles Conejo, quien alertó que el tema de la austeridad gubernamental seguirá más fuerte para los próximos tres años.

Al emitir su tercer Informe de Gobierno, el titular del Ejecutivo previó que las medidas de austeridad, donde destacan la reducción del aparato burocrático hasta en un 25 por ciento, la reducción de salarios y privilegios de funcionarios permitirá ahorros por el orden de los mil 500 millones de pesos.

El mandatario destacó que el estado ha mantenido su proceso de saneamiento financiero, gracias a la aportación de más de seis mil 500 millones de pesos que ha destinado el gobierno federal para sortear los tiempos de crisis del actual gobierno.

De cara a los legisladores locales, líderes partidistas y líderes sociales, el gobernador subrayó que gran parte de la crisis financiera tiene su origen en la contratación irresponsable y sin sustento de 15 mil plazas de docentes y más de seis mil en el sector salud, donde solamente la nómina magisterial supera os cinco mil 300 millones de pesos mensuales.