MORELIA, Mich., 13 de enero de 2020.- El Gobierno del Estado no ha iniciado los trámites para la recuperación de 548 hectáreas que fueron donadas al Gobierno Federal para la que iba a ser la Zona Económica Especial (ZEE), porque todavía tiene la esperanza de que se rectifique y se dé la importancia que tiene el puerto de Lázaro Cárdenas.

El director de Asuntos Jurídicos del Gobierno del Estado, Lenin Sánchez, señaló que son tres los escenarios por los que el Gobierno del Estado puede recuperar esos terrenos, de acuerdo con el decreto 354 del Poder Legislativo de marzo del 2017, con el que se autorizó la desincorporación de esos terrenos del patrimonio estatal.

Explicó que en el convenio de donación de las 548 hectáreas se establecieron tres cláusulas de reversión de la donación, una para que si en cinco años no se concreta la ZEE se puedan recuperar los terrenos; la segunda, por si esa zona deja de ser prioritaria para el Gobierno federal, como es el caso, y la tercera, en el supuesto de que no se cumpla el decreto 354.

El funcionario estatal indicó que pese al decreto de extinción de las que iban a ser las ZEE, y de que tuvo respuesta negativa el acuerdo estratégico entre Colima, Guerrero y Michoacán, el Gobierno Estatal tiene la esperanza de que el presidente Andrés Manuel López Obrador pueda darle el valor al puerto lazarocardenense.

En entrevista con Quadratín, Lenin Sánchez señaló que, a diferencia de otros estados en los que había alguna posibilidad de lucrar con los terrenos destinados a las Zonas Económicas Especiales, en Michoacán son propiedad del Estado y la donación que se hizo fue libre de todo conflicto, ya que originalmente iban a ser 628 hectáreas, pero 100 hectáreas están todavía en litigio.

Son nueve litigios, radicados algunos en Guerrero, otros en Uruapan, tienen años en los tribunales agrarios, y han sido liquidados al menos en tres ocasiones, pero en situaciones un tanto parecidas a la de la recuperación de los predios donados a la federación, en las que no hubo cumplimiento de los decretos.