MORELIA, Mich., 11 de julio de 2019.- Desde hace varios años, los municipios de Sahuayo y Jiquilpan, localizados en la Región Ciénega, mantienen un añejo conflicto por la definición de límites territoriales, en donde intervienen 8 mil hectáreas de tierra.

Incluso, ha intervenido el Instituto Nacional de Estadística y Geografía (INEGI) y el Congreso de Michoacán, sin embargo, ninguno de los dos municipios ha aceptado la regionalización que se propone para resolver de manera definitiva esta controversia.  

“Es un tema complicado y hay que tratarlo con mucha responsabilidad, esto implica incluso vidas humanas porque el tema de la tenencia de la tierra es importantísimo. La división territorial no solo abarca las zonas del municipio, sino también los ejidos y por la reconversión la gente brinca. Incluso los ejidatarios han llegado a conflictos de enfrentamientos”, dijo el alcalde de Sahuayo, Jesús Gómez Gómez.

Las 8 mil hectáreas de tierra se encuentran actualmente dentro del municipio de Sahuayo, y dentro de esta superficie se encuentran ejidos y la Universidad de la Ciénega del Estado.

“Nosotros no pretendemos tomar terrenos que son de Jiquilpan, sino simplemente delimitar las áreas que le corresponden naturalmente a Sahuayo. Ahí están los datos históricos y las subdivisiones. Lamentablemente hay actores políticos que han tomado este tema como bandera”, expuso el presidente municipal del PAN.

Gómez Gómez informó que actualmente existe un dictamen en el Congreso local para definir los límites territoriales y acusó que Jiquilpan ha tratado de que se apruebe sin haber pasado antes por el estudio y análisis de las comisiones correspondientes o estar en el orden del día.

“Era con toda la intención de dar un albazo. Afortunadamente los diputados frenaron esta situación. Hoy Jiquilpan sigue pugnando porque ese dictamen se suba, pero no lo vamos a permitir porque tiene que ser analizado por una mesa técnica, las comisiones de Fortalecimiento Municipal y Hacienda, y a partir de ahí lo cabildos debemos de ponernos de acuerdo y sentarnos. Nosotros vamos a ir por la vía legal”, apuntó.

La propuesta del ayuntamiento de Saguayo es que, en tanto no se llegue a un acuerdo, la franja del territorio en pugna sea administrado por el Congreso del estado y una comisión integrada por ambos municipios, sin embargo, falta la aprobación de Jiquilpan.