HUETAMO, Mich., 1 de julio de 2020.- Los Guardianes de la Salud serán elementos que harán valer las nuevas medidas sanitarias; informarán, orientarán, harán llamados y exhortos.

A quien no las cumpla, tendrán la facultad de bajarle la cortina, cerrarle el negocio, levantarle la mesa.

No se trata de método ilegal ni altanería gubernamental, es simple y llanamente romper la ola de contagios, impedir el avance de la pandemia.

Vigilarán que los negocios no estén “a tope”, que se cuide la sana distancia, que se haga uso del cubrebocas y del gel antibacterial, los nuevos e imprescindibles acompañantes durante la nueva convivencia.

Los Guardianes de la Salud son hombres y mujeres elegidos por el sector Salud que recorrerán calles y avenidas, plaza públicas y centros comerciales; restaurantes y fondas…

Harán tres llamadas, tres emplazamientos. De no acatarse, regresarán con Guardia Nacional, Policía Michoacán o Policía Municipal, no importa el municipio, para la clausura.

Se identificarán por un chaleco amarillo, un gafete gubernamental y folletería informativa.

Los facultó el gobernador, Silvano Aureoles. Sus acciones arrancan hoy.

Fue aquí donde el semáforo pasó de verde a rojo en menos de un mes, el lugar en que se lanza la nueva estrategia.

El objetivo, indicó el perredista, es generar una nueva cultura frente a un virus que llegó para quedarse y a coexistir con nosotros.