MORELIA, Mich., 8 de abril de 2019.- En el centenario del asesinato de Emiliano Zapata, el Congreso del Estado le rendirá honores escribiendo su nombre con letras de oro en el frontispicio de honor del recinto legislativo.

La frase 2019, Centenario Luctuoso del Gral. Emiliano Zapata Salazar, será develada por el presidente de la Mesa Directiva, acompañado por los titulares de los Poderes Ejecutivo y Judicial, en sesión solemne, que se celebrará el día 10 de abril, a las 19 horas.

Apenas el 27 de marzo, el pleno de la 74 Legislatura declaró este año: 2019, Centenario Luctuoso del Gral. Emiliano Zapata Salazar y ordenó que la papelería oficial lleve impresa esa leyenda e invitó a los titulares de los poderes Ejecutivo y Judicial, así como a los presidentes municipales y al Consejo Mayor de Cherán a hacer lo mismo.

En el dictamen presentado por la Comisión de Cultura y artes se indica que Zapata nació en 1879 y, desde temprana edad, se forjo su carácter de defensor de las causas de los desprotegidos, ya que fue testigo del despojo de las tierras a los campesinos, en beneficio de los latifundistas, lo cual lo motivo a luchar por la defensa de las tierras, para devolverlas a sus legítimos dueños.

Al proclamarse el Plan de San Luis, que marcó el inicio de la Revolución Mexicana de 1910 y motivado por el artículo Tercero que sustentaba la restitución de las tierras a sus legítimos dueños, Zapata decide tomar las armas y con su ejército logra importantes victorias para la causa Maderista, que finalmente triunfo, pero se negaba a devolver las tierras robadas, a sus legítimos dueños.

Luego del asesinato de Francisco I. Madero, la lucha armada se recrudeció y Zapata se convirtió en el único jefe del Ejército Libertador del Sur, que llegó a contar con 27 mil hombres, pero el 10 de abril de 1919, en la hacienda de Chinameca, fue víctima de la traición, cayó abatido por las balas de Jesús Guajardo. 

Su asesinato no fue en vano, su pensamiento quedó como legado, para todos los mexicanos y la historia lo reconoce como uno de los líderes militares y campesinos de mayor trascendencia en la Revolución Mexicana y como un ideólogo de la justicia social, las demandas agrarias, defensor de la igualdad, libertad y democracia social y el respeto a los grupos y comunidades indígenas.