CHARO, Mich.,  5 de julio de 2016.-  Con el objetivo de que Michoacán cuente con agricultura de vanguardia y moderna, el día de hoy el Gobernador Constitucional Silvano Aureoles Conejo y el Presidente de México Enrique Peña Nieto  iniciaron el programa A Toda Máquina en el que entregaron 600 tractores a un mismo número de beneficiarios; lo que tuvo una inversión de 100 millones de pesos.

De acuerdo a un comunicado de prensa, en su mensaje, el mandatario estatal explicó que la meta es que Michoacán pase de ser una de las entidades más retrasadas en maquinaria e implementos agrícolas, a ser líder nacional, con una agricultura moderna y de vanguardia.

Enrique Peña reiteró su compromiso de trabajar en equipo y sumando esfuerzos con el Gobierno del Estado.

De igual manera, señaló que este tipo de programas se realizan para que México cuente con un campo productivo y rentable, en beneficio de sus productores.

Es importante destacar que el programa A Toda Máquina,  además de otorgar un subsidio -que equivale a más de la mitad del valor del tractor- pone a disposición de los productores un esquema de financiamiento sin precedente. Mediante este mecanismo, respaldado por un fondo de garantía equivalente al 5 por ciento del valor de cada tractor, aportado por los distribuidores de maquinaria y equipo, las mujeres y hombres del campo reciben un crédito para completar el costo de su tractor.

Lo anterior, sin trámites engorrosos, sin garantías adicionales, a un plazo de cinco años, que irán pagando con el producto de la venta de su cosecha, y algo que es muy importante, el gobierno del estado cubrirá la mitad de los intereses para quienes sean cumplidos en sus pagos.

En un acto de justicia social, para quienes producen en las zonas de más alta marginación, el Gobierno del Estado cubrirá el cien por ciento de los intereses.

Sólo para dimensionar la importancia de este programa, a la fecha el campo michoacano cuenta con 8 mil 932 tractores, que son 4 mil menos de los que había en 2007 y de continuar esta tendencia, en los próximos 5 años estaría en operación solo un 50 por ciento de los tractores.