MORELIA, Mich., 23 de junio de 2021.- Habitantes de Zirahuén rechazaron la consulta que les permite regirse bajo el régimen la figura usos y costumbres, declararse como pueblo originario y administrar los recursos públicos.

Tras una asamblea, Diana Espinoza, doctora endoscopista; Higinio Vargas, líder taxistas; y Sergio Medina, diseñador de modas, afirmaron que se respeta a la comunidad indígena, pero fueron claros al expresar que son una minoría de unas 200 personas que piden el autogobierno, aunque en el fondo prevalece el manejo del presupuesto.

Afirmaron que Zirahuén está conformada por cerca de 3 mil habitantes, que en su mayoría aprueban la sensatez de que la comunidad se mantenga al amparo y administración del Gobierno municipal de Salvador Escalante.

Dijeron que en términos reales, el régimen de usos y costumbres no encaja en Zirahuén, cuya población mayoritaria es mestiza, ya sin mayor descendencia de los pueblos originarios.

Reconocieron que Zirahuén no está listo para autoadministrar sus recursos económicos, pues las necesidades en seguridad y servicios públicos son mayores a lo que el Estado o municipio les pueden asignar.

En la asamblea adelantaron al IEM que no permitirán la realización de la asamblea el sábado próximo y convocaron a la mediación con las comunidades indígenas que demandaron el derecho al gobierno de usos y costumbres.

“Si no quieren ver un pueblo enfrentado, que eviten la asamblea”, advirtieron.

Zirahuén es uno de los atractivos naturales de la zona de mayor atracción turística y llevarlo al terreno de usos y costumbres impactaría en el desarrollo de la zona, justificaron.

Anunciaron que acudirán al Tribunal Electoral del Estado de Michoacán para que revoque la solicitud del IEM, que resolvió por la vía legal la asamblea para la consulta pública.